Redes Sociales

    681

    Al ir por la calle podemos observar a muchas personas. Imaginemos que cada una trae consigo —y a la vista de todos— un cartel que tiene escrito su nombre completo, dirección, teléfono, edad, sus gustos musicales y hasta su tipo de sangre… suena peligroso, ¿verdad? Pocas personas se atreverían a hacerlo, pero yo me pregunto ¿porqué nos atrevemos a revelar estos datos en internet?
    Consideramos “peligroso” salir a las calles con toda nuestra vida colgada al cuello, pero se nos hace de lo más natural colocar en internet prácticamente todo sobre nosotros y bajo unos términos y condiciones poco claros que perpetúan nuestra información y la subastan al mejor postor. Esto de manera “legal”, pues al ingresar a estas redes aceptamos dichas condiciones (en la mayoría de los casos sin siquiera leerlas).
    Debemos tener en mente a las personas con malas intenciones que pueden atentar contra nosotros usando nuestra información. Información que nosotros permitimos que sea divulgada. Internet es un espacio público, personas de todo el mundo se dan cita en él, al igual que cuando vamos por las calles (sin importar la ciudad y la hora), tenemos que ir con precaución.

    Artículo anteriorJorge Jurado Martínez
    Artículo siguienteResultados finales del Programa de Estímulos al Desempeño Docente 2010-2011