Puertas abiertas a ojos externos

733

La Universidad de Guadalajara no tiene ningún inconveniente en ser fiscalizada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), manifestó el secretario general, de esta casa de estudios Carlos Briseño Torres.La Universidad “nunca se ha opuesto, ni se opondrá a ser fiscalizada por el órgano superior de fiscalización de la Cámara de Diputados”.
Lo anterior, dicho en respuesta a que el Congreso del Estado aprobó el pasado 7 de febrero que se solicite a la ASF haga el procedimiento necesario para auditar a la UdeG, toda vez que recibe recursos públicos federales y estatales.
Briseño Torres señaló que la ASF es un órgano técnico que cuenta con autonomía propia, lo que no sucede con la Auditoría Superior del estado de Jalisco (ASJ). Sin embargo indicó que las puertas de Universidad también estarán abiertas para una revisión en el ámbito estatal. “El día que Jalisco cuente con un órgano de fiscalización moderno, eficiente, autónomo, con capacidad de gestión propia y que no se preste a los golpeteos políticos, también las puertas de la Universidad de Guadalajara estarán abiertas de par en par”.
Carlos Briseño aseguró que ese órgano fiscalizador federal “tiene un esquema de trabajo de calendarización y programas de revisión que no responden a consigna política o pedidos a la carta de ningún grupo político”.
El funcionario añadió que el acuerdo aprobado por los diputados del Congreso estatal ratifica una disposición emitida en junio de 2005, cuando “ya se había aprobado algo similar”. El acuerdo aceptado el pasado martes “es muy preciso, tiene una redacción inequívoca”, ya que “instruye al auditor superior del estado para que solicite al auditor superior de la federación que cuando incluya a la Universidad de Guadalajara en su programa anual de revisiones, se firme convenio con la Auditoria Superior del Estado a efecto de que se realice una revisión conjunta de los fondos federales y estatales que integran el subsidio ordinario y extraordinario de la casa de estudios”.
La Auditoría Superior estatal “es un órgano que entrega sus informes de auditoría para su calificación a la Comisión de inspección del Congreso del Estado, mismos que luego van al pleno, es decir pasan por un filtro político en donde suceden muchas cosas. Ahí hay una caja negra: cuentas (públicas) que van con cargos aparecen al final sin cargos, cuentas que iban sin cargos aparecen al final con cargos”.
Carlos Briseño añadió que “se filtran documentos, se filtran cuentas a los medios (de comunicación) sin antes dar oportunidad a los sujetos revisados de solventar las observaciones”. Precisa que el Auditoría Superior de Jalisco no cuenta con autonomía. “No hay independencia política y un requisito indispensable para que haya confianza en un órgano de fiscalización es que sea técnico, que sea profesional, que tenga autonomía de gestión y que no se preste a golpeteos políticos”. Eso, concluye, es la asignatura pendiente que tiene Jalisco.
En el año 2000 la Universidad de Guadalajara fue auditada por el órgano superior de fiscalización de la Cámara de Diputados. En ese entonces, la Contaduría Mayor de Hacienda reportó 57 observaciones y recomendaciones. En 2001 fueron solventadas todas, recordó Carlos Briseño Torres.

Cuentas claras

La UdeG es constantemente auditada por la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y sus estados contables son revisados por un despacho externo, recalcó Óscar Constantino Gutiérrez, jefe de la Comisión de transparencia de la UdeG: “Estamos en un proceso de revisión, de rendir cuentas de manera permanente”.
El acuerdo legislativo de auditar a la institución educativa de occidente que recibe recursos federales y estatales resulta indispensable, consideró Óscar Constantino, siempre y cuando se realice en coordinación con la Auditoría Superior de la Federación. “Es una entidad que trabaja ciertamente con plena autonomía técnica y de gestión”, lo que garantiza que no se le dé un uso inadecuado a la revisión de las cuentas públicas.
Óscar Constantino coincidió con el secretario general, Carlos Briseño Torres: la Universidad de Guadalajara siempre ha estado a favor de que se lleven a cabo revisiones y se rindan cuentas públicas, si el organismo encargado de la revisión de cuentas es imparcial y posee plena autonomía técnica y de gestión.

¿Qué es la ASF?

La Auditoría Superior de la Federación está a cargo de la Cámara de Diputados. Es responsable de fisclizar la cuenta pública. Goza de autonomía técnica y de gestión para decidir sobre su organización interna, funcionamiento y resoluciones, de acuerdo con lo establecido en la Ley de fiscalización superior.
Además, verifica e informa con oportunidad a la ciudadanía sobre la fiabilidad de la rendición de cuentas y la medida en que los programas y acciones gubernamentales cumplen con su cometido social, así como las irregularidades y la falta de probidad o transparencia en la gestión pública.
La fiscalización a su cargo se ejerce después de la gestión financiera, tiene carácter externo y por tanto se lleva a cabo de manera independiente y autónoma de cualquier otra forma de control o fiscalización interna de los poderes de la Unión y los entes públicos federales.

Artículo anteriorInvestigadores en diseño interactivo virtual del CUCEA
Artículo siguienteEl virus sexenal