Patentes para tratar alzheimer y parkinson

667

Investigadores del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), lograron la patente de un tratamiento con base en curcumina —molécula obtenida de la raíz de la planta del mismo nombre— para enfrentar padecimientos como el alzheimer y el parkinson. La patente es denominada “Formulaciones farmacéuticas y/o nutracéuticas a base de curcumina y Myo-Inositol para controlar el proceso oxidativo e inflamatorio en enfermedades crónico-degenerativas”.

“Claro, mucho de esto hay que estudiarlo, no es el final o una aplicación definitiva, pero al menos ya lo tenemos protegido a favor de la Universidad”, dijo uno de los responsables del trabajo, el investigador del CUCS Mario Alberto Ramírez Herrera, quien agregó que en modelos experimentales han detectado que la curcumina también es capaz de inhibir o revertir la muerte celular ocasionada por el ozono.

Lo anterior fue informado el pasado martes en entrevista previa a la conferencia “¿Sabías que la contaminación por ozono produce graves daños al cerebro? Medidas para prevenir el daño”, que fue dictada por la investigadora del Departamento de Fisiología del CUCS, María Luisa Mendoza Magaña, colaboradora en dichos estudios. La patente fue obtenida en diciembre de 2015 ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial.

Mendoza Magaña comentó que el ozono a nivel del suelo es formado a partir de contaminantes como el óxido de nitrógeno (NOx) y compuestos orgánicos volátiles (COV) emitidos por vehículos e industrias (como cementeras, aceiteras, ladrilleras), los cuales reaccionan con la luz solar.

El ozono va al pulmón y reduce sus funciones, lo inflama y exacerba el asma, además produce cardiopatías. Otros daños, poco estudiados e informados, es que los contaminantes también van al cerebro y alteran sus unidades funcionales, que son las neuronas; y al ser un gas muy oxidante, afecta proteínas, lípidos, daña el ADN, produce neuroinflamación y muerte neuronal, explicó la académica.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, agregó, la contaminación atmosférica causó más de siete millones de muertes en el mundo durante 2015. Al año, en la Ciudad de México se producen alrededor de diez toneladas de contaminantes, entre éstos el ozono.

Comentó que el CUCS es el primer plantel en la UdeG que realiza estudios sobre efectos del ozono en el sistema nervioso central. Además propone un tratamiento a través de la curcumina, que no tiene efectos secundarios en el organismo. Otra patente de invención lograda por estos y otros especialistas fue la del “Fármaco a base de curcumina para el tratamiento de infección parasitaria provocada por la Giardia lamblia”, obtenida en 2006.

Artículo anteriorDictamen Núm II/2016/318
Artículo siguienteUna marcha por ¿miedo u odio?