Para muestra la del Cineforo

    587

    Los críticos podrán decir misa, porque el público tiene sus propios gustos y criterios.
    Algo ya poco visto en las salas de proyección ocurrió durante la XLVI Muestra internacional de cine, que desde el 15 de enero presenta la Universidad de Guadalajara: al final de Así en la Tierra como en el cielo, el público estalló en aplausos.
    “Para los espectadores ha sido la mejor”, comenta la secretaria del Cineforo, Susana Ríos, quien siempre se halla al pendiente de lo que pasa durante la exhibición de películas y está al tanto de las preferencias de la gente.
    Tal vez muchos de los asistentes desconocían que Así en la Tierra con en el cielo fue uno de los filmes suecos más exitosos de 2004, tanto desde el punto de vista mercantil como de crítica. En sus primeros cuatro meses en las pantallas, la cinta convocó a más público en Suecia que la última parte de la trilogía El señor de los anillos. Además, fue nominada junto con otras cuatro producciones para recibir el Oscar como Mejor película extranjera.
    Otro hecho inusual ocurrió al término de Camina sin mí: la gente estalló en lágrimas y prefirió quedarse un poco más de tiempo en sus asientos para enjugárselas y recobrar la calma tras el impacto del filme.
    La película no distinguió edades ni sexo: todos sufrieron como si fuera en carne propia la historia de Salomón, un niño de color que fue adoptado por una familia judía y vivió en Israel todas las penurias y vicisitudes por las que puede pasar alguien.

    La crítica
    Pero los críticos tienen también sus preferencias. Por ejemplo, para la videoasta Lorena Ortiz, becada por el Fondo Estatal para la Cultura y las Artes 2004 (Feca), su favorita fue Dear Wendy, una cinta sui generis, muy al estilo de Thomas Vinterberg. Ortiz recomienda la película por su alto contenido crítico “contra los países que promulgan un pacifismo, pero están armados hasta los dientes”. La historia, además, “aborda la vida de los inadaptados que se juntan para hacer algo diferente a los demás y son estigmatizados por todos”.
    En opinión del reconocido crítico de cine Guillermo Vaidovits, la película francesa 5×2 cumplió con las expectativas al presentar de manera inusual, en cinco momentos de 20 minutos cada uno y a modo de retrospectiva, el divorcio de una pareja francesa.
    Le sorprendió también la trama de David Cronenberg, “un director más dado a la fantasía, pero que en Una historia violenta nos trae una película realista. En forma progresiva aumenta el interés del público y al final deja al espectador apabullado”.
    Daniel Varela, director del Centro de Arte Audiovisual, le otorgó la máxima calificación al mismo filme. “Es congruente con el trabajo que hace Cronenberg sobre el doble juego de los norteamericanos. Parecería ficción, pero es bastante real. Exhibe ese maniqueísmo y dualidad de los norteamericanos, que por un lado exaltan la libertad y por otro vemos una realidad muy distinta”.
    Encontró también, en La virgen de la lujuria, a un Arturo Ripstein “provocador, innovador y aventado (sobre todo en una industria tan rígida como lo es el cine mexicano), para contar una historia sin estar al pendiente de si le va a cansar al público o no”.
    A Boris Goldenblank, jefe del Departamento de Imagen y Sonido, de la UdeG, le gustó Las vueltas del citrillo, de Felipe Cazals. En el filme “apareció un director renovado, sólido, seguro, con personajes muy vivos. Presenta un México que no conocía, creíble, diferente, pero al mismo tiempo reconocible, porque puede verse de dónde proviene el México de hoy”.
    El largometraje, que miró “con mucho gusto”, reivindica la cinematografía nacional. Por algo mereció el premio a la Mejor dirección en La Habana, Cuba. Sin duda, una cinta muy fuerte, que habla de un Cazals en plena fuerza creativa.
    Ramón Lara, quien imparte historia del cine en el Departamento de Imagen y Sonido, de la UdeG, alabó el filme de Tommy Lee Jones, Los tres entierros de Melquíades Estrada. Aunque no a todo mundo le agrade, “despierta polémica y es una película digna”.
    Carlos Torrico, conductor de Radio Cinema, programa sobre cine transmitido por Radio Universidad los martes a las 21:00 horas, comentó al aire que la cinta del “viejo lobo de mar” Ettore Scola, le mereció los mejores calificativos, pues lleva al público en un tour “por la ciudad interior”.
    Lo que sí ha sido unánime entre público y críticos es la variedad de países, estilos y recursos que ha traído la muestra, así como la calidad de los filmes. Los temas en su mayoría han tocado las fibras y gustos de asistentes y críticos. “Es probablemente la mejor muestra internacional de los últimos años”, señala Guillermo Vaidovits.
    “Tiene una diversidad notoria que toca el documental (El hombre oso), películas de diferentes países (Lobo –España–, Buenos Aires 100 km), cine de estudio (Una historia violenta), películas enlatadas (La virgen de la lujuria). Es difícil sacar una y decir ‘esta es la que más me gusta’. No puedes comparar una con otra, porque son de distinta producción”, apunta Daniel Varela.

    Calidad, ante todo
    Ernesto Rodríguez, director del Cineforo de la UdeG, señala que ha puesto por delante la calidad de los filmes, rasgo que ha caracterizado las ya 46 muestras de cine internacional proyectadas en la pantalla.
    Está contento. La respuesta del público ha sido “bastante satisfactoria”, aun cuando cambien de película cada dos días, lo que de alguna manera “impacta el bolsillo de los asistentes”.
    Con un promedio de alrededor de 400 espectadores por largometraje, algunos han registrado una mayor entrada. Ahí están los 467 asistentes que fueron a ver 5×2, los 411 cinéfilos que acudieron a Gente de Roma, o los 414, de Mi tesoro.
    Una de las películas favoritas de Ernesto Rodríguez fue Perdón, María, que narra la historia de una mujer orillada a prostituirse para mantener a sus hijos. Un drama tomado de la vida real y que arrancó varias lágrimas a más de algún espectador.

    Testimonios
    Talía Chávez. Psicóloga. Vio seis filmes. Le encantó Una historia violenta y El hombre oso. “Encontré muy buenas películas. Una gran oportunidad para conocer el trabajo de reconocidos directores”.

    Francisco Camacho. Alumno de la Preparatoria 5. “Me gustó Así en la Tierra como en el cielo y Camina sin mí. Muy buenas películas para todo público”.

    Artículo anteriorPrograma de titulación para posgrado
    Artículo siguienteEl voto en el extranjero: una interpretación al desinterés