Letras una carrera saturada

    1021

    El 5 de febrero la ex Facultad de Filosofía y Letras (hoy departamentos), de la Universidad de Guadalajara, cumplió un aniversario más.
    Los coordinadores de ambas licenciaturas hacen un balance de la demanda de las mismas, de sus objetivos, así como del campo de trabajo de éstas.

    En aumento la demanda

    La demanda de las carreras de filosofía y letras en la Universidad de Guadalajara, va en aumento. Mientras que en los últimos cuatro años, la licenciatura en filosofía ha llegado a tener estudiantes rechazados, aun cuando cuenta con solo 60 lugares cada semestre, la de letras, según el calendario escolar ha logrado solo atender a un 40 o 50 por ciento de la demanda.
    Josefina Moreno de la Mora, coordinadora de la licenciatura en letras, de la UdeG, destacó que esta “es una carrera saturada. Hoy tenemos alrededor de 550 alumnos”.
    Destacó que el campo laboral de los estudiantes de letras radica principalmente en la docencia, investigación, la difusión cultural y el trabajo en los medios impresos.
    Josefina Moreno reconoció que muchos alumnos cuando ingresan no están preocupados por el aspecto laboral. “Cuando llegan tienen la idea de que serán creadores, en general, poetas. Hasta que llegan aquí se dan cuenta de que tienen muchas opciones. El campo laboral entra en segundo término”.
    Aseguró que lo anterior no es motivo de deserción. “Aun cuando la carrera no cumpla con sus expectativas iniciales, los estudiantes encuentran otras. Lo que hemos notado es que hay casos de alumnos que retardan su salida por cuestiones laborales o familiares”.
    Filosofía: más docentes que investigadores

    De la licenciatura de filosofía egresan más alumnos con el deseo de ser docentes que investigadores, reconoció Jesús López Salas, coordinador de esta carrera en la Universidad de Guadalajara.
    López Salas dijo que la mayoría de los estudiantes optan por la docencia, ya que es “lo más inmediato”.
    Son pocos los egresados que se dedican a la investigación, porque ésta requiere estudios de posgrado para que se incorporen a tales instituciones.
    Sin embargo, aseguró que esa es la finalidad de un estudiante en filosofía: “incorporarse al ámbito académico de las universidades, aunque a veces no sea tan fácil”.
    López Salas reconoció que el campo de la investigación se encuentra “un poco fuera de la contratación de profesionales, porque no hemos llegado a esa necesidad. Nuestras instituciones de educación superior, de investigación, continúan haciendo una investigación tradicional, no reflexiva. Falta análisis, argumentación y calidad en todos sus ámbitos”.
    Indicó que a pesar de lo anterior, el objetivo principal de la licenciatura de la UdeG es “formar estudiantes para que se dediquen al campo de la investigación”.
    López Salas destacó que los estudiantes de la licenciatura en filosofía están conscientes de que su primer trabajo estará en la docencia “y saben que muchos de ellos serán docentes durante años y quizás toda su vida”.
    Informó que la mayoría de los estudiantes de los últimos semestres laboran en el campo de la docencia. “Trabajan como docentes en escuelas incorporadas, particulares, y de otra índole, e imparten clases de lógica, filosofía y en áreas de humanidades en general”.

    Artículo anteriorLos amos de las calles
    Artículo siguienteVicente Teófilo Muñoz Fernández