La población de México todavía es joven

570

En México ha venido decreciendo el número de niños mientras que se observa un incremento en la población adulta; sin embargo, nuestro país continúa siendo predominantemente joven. Aún podemos contar con el llamado bono demográfico, pero esto no durará para siempre. Según la Encuesta Intercensal 2015 publide INEGI, somos cerca de 127.5 millones de personas en el país, de las cuales el 25.7 por ciento del total (30.6 millones) se ubica entre los 15 y los 29 años. Algunos aspectos demográficos, entre los que se encuentran la disminución de la mortalidad, el descenso de la fecundidad y la migración predominantemente joven han ocasionado que la edad media de la población pase de los 22 a los 27 años.

La juventud en México y en todo el mundo es esencial para generar cambios sociales, por ello en 1999 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 12 de agosto como el día Internacional de la Juventud, celebrada por primera vez en el año 2000. Este mes también se ha designado como el mes de la juventud en México, el cual representa una oportunidad para revisar la situación de este sector poblacional.

Los jóvenes son parte de la generación que tiene a la mano la mayor cantidad de información disponible, conocen y se interesan en los grandes desarrollos tecnológicos, son los que están al frente para establecer patrones de consumo y son  agentes esenciales en las transformaciones indispensables para lograr un mundo más sostenible. A pesar de que enfrentan cambios políticos y situaciones de inestabilidad económica, al final son ellos los que aportan nuevas ideas para provocar innovaciones, haciéndose escuchar y reclamando sus derechos.

La tarea que tiene México no es nada sencilla, garantizar educación, empleo, vivienda, salud y seguridad, entre otras condiciones para el presente y futuro de los jóvenes, es uno de los grandes retos de esta y de todas las administraciones. Tan sólo en el primer trimestre de 2017, cerca de 15 millones de jóvenes de 15 a 29 años se encontraban ocupados, pero el 60.6 por ciento (9 millones) de éstos estaban en el sector informal, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE). El contexto actual sigue generando pocas expectativas, los salarios bajos, los empleos sin porvenir y tasas récord de desempleo, inciden negativamente a pesar de que la población de jóvenes se haya preparado o cuente con experiencia en su campo.

Asimismo, ha cambiado la manera de educarlos, se busca que enfrenten desafíos no sólo en los salones de clase sino en los lugares de convivencia familiar y social, esto para que desarrollen competencias para la vida; a pesar de los grandes avances en este tema cerca del 1.2 por ciento de los jóvenes es analfabeto.

En este mes de la juventud, los invito a que propongan retos para  generar cambios duraderos en su entorno, a compartir e intercambiar experiencias, información, ideas y proyectos con otros jóvenes, esto es lo que al final rompe barreras, crea el diálogo y, sobre todo, favorece que se emprendan acciones para hacer de este mundo el hogar que todos queremos.

Artículo anteriorConvocatoria para la elección de consejeros académicos y alumnos al Consejo General Universitario
Artículo siguienteLa dieta falsa del gordito