La Primavera

    1349

    Ahora que está de moda todo lo referente al despido del director del Bosque de la Primavera, un señor de apellido Mayorga Castañeda, me pregunto si es necesario que tengan que quemarse más de mil hectáreas, para que las autoridades estatales retomen la importancia que tiene este sufrido parque ecológico.
    Desde hace más de cinco años que otro incendio arrasó con una considerable superficie de árboles y matorrales y hasta el momento nuestras autoridades no han hecho nada para devolver algo de lo que se perdió en aquella ocasión.
    ¿Qué más requerimos para que nuestras autoridades hagan caso de lo que sucede en el Bosque de la Primavera? ¿Se deben perder más hectáreas para que se realicen trabajos emergentes de reforestación?
    En verdad me da pena, como estamos acabando con nuestros escasos espacios verdes que tenemos y como las autoridades fuera del discurso no hacen nada para resolver esta pérdida tan preocupante. Creo que ya es tiempo de organizarnos y ver en verdad por nuestro Bosque de la Primavera, pues luego de la muerte de una señora de apellido Casparius, creo que no ha habido quién se interese en verdad por el rescate de esta área verde.

    Artículo anterioríngel Ortuño
    Artículo siguienteSobre bancos de células