Guadalajara una arquitectura de modas

622

Si hay una arquitectura que es rehén de los vaivenes de la moda es la de Guadalajara. La boga o la novedad han ido alterando los recursos estilísticos y la funcionalidad de edificios y fincas a lo largo de las décadas.

El académico del CUAAD Salvador Ortiz, documentó la evolución de la arquitectura en la ciudad conforme a los usos y costumbres y cómo aquellas calles de tráfico y las fincas en que “la gente se dejaba ver”, fueron mutando en  edificios de cristal y acero o departamentos multifamiliares que transformaron el paisaje urbano.

“El paso del tiempo, las costumbres y formas de vida, es lo que presento en mi ponencia, y como la arquitectura ha ido adaptándose a eso. Hoy en la arquitectura vemos reflejada la velocidad de cómo se vive la ciudad. Antes se trataba de cuestión de bicicletas, tráfico más lento, el ver y ser vistos en las casas. Luego explotó el auto, y luego los multifamiliares, que es cómo regresar los suburbios a la ciudad”, dijo Ortiz en entrevista.

—¿No es irónico que si ya se tenía una ciudad donde circulaban las bicicletas se haya desmontado esa infraestructura y ahora la moda sea regresar a ese modelo?

—Ese es el problema. Guadalajara se ha vuelto muy de modas, todo es en cuanto al último grito y a vender. La vocación de Guadalajara ha sido vender y eso se ha reflejado en la arquitectura, generar la mayor cantidad de recursos públicos, olvidándose de todo lo demás.

Artículo anteriorHomenaje luctuoso Arq. Jorge Enrique Zambrano Villa, rector de la UdeG
Artículo siguienteGuerra vs. drogas