Foro de debate sobre la ciudad del futuro

760

Los pasados días 10, 11 y 12 de junio se desarrolló, en la Biblioteca Pública Juan José Arreola, el segundo ciclo de actividades del Foro de debate sobre la ciudad del futuro: “Ciudad siglo 21”, con el tema “La ciudad: procesos de transformación social y cultura democrática”. Los organizadores de este encuentro fueron los claustros académicos de los programas de doctorado en ciudad, territorio y sustentabilidad y maestría en procesos y expresión gráfica en la proyección arquitectónico-urbana del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño de nuestra universidad.

¿Cuál es la importancia de un evento como este? De acuerdo con datos de la ONU, actualmente el 80 por ciento de la población en Latinoamérica vive en ciudades, lo que la convierte en la región más urbanizada del mundo y se espera que este número crezca a 92 por ciento para el año 2050.

El Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos y la Secretaría de Desarrollo Social Federal produjeron en 2011 un estudio denominado El estado de las ciudades de México, en donde se analizan los principales aspectos de la situación de las urbes del país.  El estudio precisa que 72 por ciento de la población de México habita en ciudades, y seis de cada 10 mexicanos reside en una de las 56 grandes zonas metropolitanas. La ciudad principal en México es la Zona Metropolitana del Valle de México (la única con una población mayor a 20 millones).

Para el año 2030, México contará con casi una treintena de ciudades de más de un millón de habitantes. Lo que implica grandes retos para la política de desarrollo económico, social y de planeación urbana, debido a que dichos centros requerirán provisión de alimentos, servicios de salud y de educación, seguridad y procuración de justicia, transporte masivo eficiente y ambientalmente sostenible, vivienda adecuada, acceso equitativo a equipamientos urbanos e infraestructuras tales como: provisión de agua potable, electricidad y espacios de recreación; y si vamos más allá, será necesario el acceso a las tecnologías de la información y comunicaciones.

Es evidente que no puede continuar el crecimiento incidental, disperso y desarticulado, caracterizado por la expansión desproporcionada, fragmentada y no planificada de las manchas urbanas. Existen serios problemas de desaprovechamiento de suelo y pobreza ya que al menos 85 mil hectáreas intraurbanas en el país están baldías, dentro de las cuales se podrían construir 5.1 millones de viviendas que ayudarían a paliar el grave problema de 35.7 millones de mexicanos que viven en situación de rezago habitacional por falta de servicios básicos.

Y si de pauperización se habla, el 45.5 por ciento de la población urbana en México se sitúa en condición de pobreza, tiene limitaciones en la satisfacción de sus necesidades y derechos fundamentales, en especial el derecho a un lugar seguro donde puedan vivir en paz y con dignidad. Pero no sólo la pobreza es uno de los graves problemas de la vida en las urbes, lo es también el deterioro de la calidad de vida que tiene un alto impacto económico. Por ejemplo: de los 40 años de vida productiva que los mexicanos tenemos en promedio, un habitante de la Ciudad de México pasa alrededor de tres de ellos atrapado en embotellamientos, con una pérdida de horas-hombre valuadas en 33 mil millones de pesos anuales.

Para alcanzar la meta de crecimiento económico del 5 por ciento, que diversos expertos señalan como deseable para el país, resulta fundamental contar con el aporte de las ciudades. El impacto de las metrópolis debe entenderse mejor. Durante la primera década del siglo XXI seis zonas metropolitanas produjeron el 44 por ciento de la Producción Bruta Total del país (Valle de México, Monterrey, Guadalajara, Puebla-Tlaxcala, Toluca y Saltillo), las 56 grandes zonas metropolitanas oficialmente reconocidas, hasta 2012, aportan el 73 por ciento de la PBT y el conjunto de las 93 urbes con población superior a los 100 mil habitantes contribuyen con el 88 por ciento de la PBT nacional.

Así que debatir los temas relativos a la organización y vida en las ciudades mexicanas debiera ser una prioridad gubernamental orientada a la compilación de ideas, propuestas y compromisos que debieran traducirse en acuerdos políticos, legislación y presupuestos orientados a mejorar la calidad de vida de los mexicanos y a promover el crecimiento económico de nuestra nación.

Felicidades a la doctora María Teresa Pérez Bourzac, a la doctora Adriana Olivares González y al coordinador general del foro, el doctor. Daniel González Romero por tan espléndida iniciativa.

Artículo anteriorInicia campaña de donación altruista de sangre con «gota humana»
Artículo siguienteCriterio medioambiental