Clases perdidas

    1339

    Después de tres semanas de contingencia, sin actividad escolar dentro del aula, por fin el lunes 18 de mayo se reanudaron las actividades en los Centros Universitarios y preparatorias de la Universidad de Guadalajara. Sin embargo, cuál va siendo mi sorpresa al leer el dictamen del ajuste al calendario escolar y percatarme de que sólo nos repondrán una semana…
    Considero que es injusta esa decisión, ante todo está la educación, y si por razones ajenas a la Universidad se tuvieron que perder tantas clases creo que justo sería reponer esas tres semanas.
    Vacaciones hay muchas entre un semestre y otro (¿mes y medio?) y francamente vale la pena “sacrificar” un tiempo de esos días de descanso para terminar adecuadamente los programas de estudio de cada materia. Sería bueno quizá que en lugar de ofertar cursos de verano se repusieran las clases perdidas. En fin, ojalá que decisiones como ésta después no empañen el prestigio y calidad de la educación que mantiene a nuestra Casa de Estudios que está dentro de las más importantes a nivel nacional.

    Artículo anteriorEnrique Magaña
    Artículo siguienteLa punta del iceberg influenza