Buscan rescatar tradiciones populares en Jalisco

    633

    Alumnos de la carrera de letras hispánicas de la Universidad de Guadalajara, coordinados por la maestra Silvia Quezada, realizan una investigación de rescate de tradiciones populares y festividades en diversos municipios de Jalisco, trabajo del que resultará la publicación de un libro.
    El proyecto es de la Dirección de Culturas Populares de Jalisco, lo que busca rescatar la cultura de aquellos lugares que todavía salvaguardan la esencia ancestral de nuestra entidad, sus costumbres y ritos.
    El desconocimiento respecto a los municipios que conforman el estado, así como sus tradiciones y festividades, es grande en Jalisco. No se diga en el resto de la república. En una época en que el crecimiento masivo se vierte a las ciudades, gran parte de las pequeñas poblaciones tiende a desaparecer o modificar sus hábitos de conducta.
    Al preguntar a algunos jóvenes universitarios por la ubicación de unos cuantos municipios, la maestra Quezada y su equipo descubrieron que más de la mitad posee una idea general de la ubicación de Autlán, El Grullo, Tepatitlán, Puerto Vallarta o Chapala. Las razones son claras: o tienen un pariente o conocido en aquella región, o han ido de paseo a dichas zonas turísticas.
    En el caso de Cuautitlán de García Barragán, Totatiche, San Julián, Teocuitatlán de Corona, Hostotipaquillo o Cañadas de Obregón, no hubo tanta suerte. Las respuestas fluctuaron entre: “¡ah, caray!, ni lo había oído” o “me suena, pero no sé dónde está”.
    Sobra decir que tampoco es de conocimiento popular ni la ubicación en el mapa, ni las tradiciones o costumbres de sitios como San Juanito de Escobedo, Villa Hidalgo o San Gabriel. En honor a la verdad, continúa Quezada, poco se sabe de la zona metropolitana de Guadalajara, excepto que en Tonalá producen jarritos o Zapopan ya es ciudad.
    Cocula, Tecalitlán y Tequila se salvan gracias a aquella tonada que reza “de Cocula es el mariachi, de Tecalitlán los sones… de Tequila, su mezcal…”.
    Silvia Quezada explica: “hay muchas cosas de las que podría investigarse y nadie se ocupa de ellas aquí, dentro de nuestro propio estado. Resulta interesante descubrir costumbres y actividades tan raras y desconocidas en Jalisco. Creo que es un gran campo de estudio para las humanidades”.
    El proyecto, que apenas está en gestación, incluirá a todos los municipios de la entidad. La investigación se desarrollará “por capítulos”, según las regiones geográficas a fin de ofrecer al lector una guía de viaje. El objetivo es abarcar la ubicación geográfica de la zona, así como sus tradiciones y fiestas religiosas o civiles.
    La publicación resultante seguirá un estilo ameno y narrativo, sin restar importancia al trabajo profesional de investigación. Por este motivo los redactores serán estudiantes de letras y no historiadores.
    En el trabajo participarán Patricia Navarro, ílvaro García, Edgar Leandro, Paulo Verdín, Teresa Hernández, María Cervantes, Armín Figueroa, David del Toro, Anel Navarro, Francisco Becerra, Jorge Urzúa y Angélica Ortiz, bajo la supervisón de Silvia Quezada, con el apoyo de la Secretaría de Cultura.

    Artículo anteriorPrograma de titulación para posgrado
    Artículo siguienteEl voto en el extranjero: una interpretación al desinterés