1Q84

    1696

    La novela del escritor japonés Haruki Murakami se desarrolla entre personajes solitarios. El telón de fondo son las sectas religiosas y la corrupción.

    Artículo anteriorTeresa Figueroa
    Artículo siguienteUn llamado a transformar realidades