Yordi Capó

332

Fiel a su divisa profesional, Yordi Capó (Morelia, Michoacán, 23 de febrero de 1977), remata su buena ruta profesional obteniendo un premio más para su cortometraje Firmes, en el que con sorprendente vigencia capta la controvertida relación de “Juan Pueblo” con su milicia, un ejército que cuidaba a los ciudadanos y hoy los reprime y muchas veces mata directa o indirectamente.
En 20101 Capó ganó el premio Palmita EFM de la Asociación de empresas francesas en México y el reconocimiento al mejor cortometraje mexicano. Ahora obtuvo el premio jurado SGINIS, en el marco del Short Shorts Film Festival México (SSFFM) 2011.
Yordi es egresado de la licenciatura de artes audiovisuales, del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño, en el cual además de ser académico del DIS (Departamento de Imagen y Sonido), estudia la maestría en estudios cinematográficos.

¿Qué representa para ti, un realizador ya galardonado con otros premios, este nuevo reconocimiento?
Se aprecia, venga de donde venga, pero lo más importante es que se trata de tres premios de director, mejor filme y mejor fotografía de parte de esta asociación Signis, a la cual le estoy agradecido.

Por la naturaleza de tus trabajos y por la clase de festivales en que han participado, ¿has sentido más acercamiento con el público?
Aunque no he estado presencialmente en algunos festivales y en otros sí, percibo una aproximación más contundente con las masas, con los espectadores. El cortometraje en general tiene esa oportunidad, pero con la condición de que la producción, la organización y la publicidad sean óptimas. Aunque el corto es un poco desconocido, resulta un formato breve, pero muy potente en sus impactos.

¿El cortometraje puede ayudar a mejorar la comunicación con los jóvenes, un sector nada afortunado hoy en México?
Creo que sí. Por su ritmo y su proporción es digerible para los jóvenes, que están acostumbrados a mensajes más rápidos, es decir, a historias que se inician, desarrollan y terminan con mayor concreción. Les llama la atención y se presta a los que quieran expresarse e iniciar en el arte, por su tamaño.

En el cortometraje Firmes contrastas lo que pasa con la gente y con la realidad, muchas veces expresada por la autoridad y la política, ¿es lo que persigues?
Este cortometraje refleja la idea de la distancia entre los gobiernos y los gobernados. Hoy los gobiernos son unas pocas personas y no hay una conexión entre los que gobiernan y los ciudadanos.

¿Crees en una participación más activa de los artistas en la política, como una expresión o están inmersos en una coyuntura más activa?
Siento que el arte está más allá, o por lo menos debería ir más allá de la política. Lo que yo hago es una exploración del quehacer, de la experiencia humana y de todos los conflictos internos y externos que existen en el momento. Siempre han existido en la historia estos problemas sociales, pero el arte tiene que sobrepasarlos y no quedarse en una realidad partidaria, porque las posturas son malas, es decir, aquello como “una izquierda mala y una derecha buena”, eso debe estar sobrepasado por el arte.

Primera persona
Yordi Capó, egresado de la licenciatura en Artes audiovisuales, obtuvo el premio Jurado SIGNIS, por su cortometraje Firmes, en el marco del Short Shorts Film Festival México 2011.