Yo quiero ser como Ronaldo

557
Guadalajara. Jalisco. MŽxico. 19 de Marzo del 2009. Alumons de la escuela de fœtbol de los Leones Negros de la U de G. JosŽ Mar’a Mart’nez

El sueño de ser futbolistas profesionales es lo que mantiene entusiasmados a los casi 80 niños que integran la escuela de futbol Cachorros UdeG, cuyos entrenamientos se realizan en las canchas de la Unidad Deportiva del núcleo tecnológico de la UdeG.
Desde los 6 a los 15 años, los alumnos de esta escuela asisten de lunes a viernes para entrenar y medir sus habilidades los fines de semana en los partidos de la liga a la que cada uno pertenece.
Cada categoría tiene su propia dinámica de entrenamientos: los niños de 6 años tienen más ejercicios de coordinación y de reconocimiento con el deporte y con el balón, mientras que los más grandes tienen cargas de trabajo de fuerza y resistencia.
Los padres de familia juegan un papel fundamental en la vida deportiva de los niños, ya que en muchos casos son ellos los que estimulan a los pequeños para que practiquen el futbol. Además, son ellos los que deciden si el niño continúa o no asistiendo a la escuela, afirma el director técnico y coordinador de esta escuela, Antonio Padilla Bañuelos. “Siempre los castigan con quitarles el futbol, pero no la televisión o los videojuegos. Los padres de familia lo mejor que pueden hacer es dejarles que practiquen esta disciplina deportiva, porque ante todo los niños crecen sanos, y con esto evitamos que piensen en alcohol o drogas”.
Algunos niños han pertenecido a esta escuela por varios años, como Alexis, quien decidió entrar a la escuela ya que el futbol es lo que más le gusta y desea estar en las fuerzas básicas de un equipo profesional.
Este es uno de los principales motivos por los que los niños se salen de la escuela de futbol cachorros, que los padres de familia prefieren llevar a sus hijos a instituciones privadas.
“Algunos se van a clubes que tienen fuerzas básicas donde no les cobran nada, son niños o jóvenes con talento, donde ya les vieron alguna cualidad, con el fin de que lleguen a ser profesionales, pero en el proceso se quedan muchos y se desmotivan”, aseguró su entrenador.
Cuando los entrenadores consideran que los jugadores están en su mejor nivel, los llevan a competencias o simplemente a hacer pruebas para que los visores de tercera división los observen y puedan subir de nivel.
Otra opción que tienen los jugadores es pertenecer a las selecciones representativas de la Universidad de Guadalajara, tanto a nivel de bachillerato y educación superior, en la que pueden participar en competencias a escala nacional como la Universiada.
Control del balón, cabeceo, juego aéreo, resistencia y fuerza son algunas de las habilidades que podrán adquirir los alumnos de esta escuela, sin embargo algunos niños tienen cualidades natas.
“El jugador a veces ya trae sus cualidades, hay jugadores que ya nacen y sólo vienen a pulirse, pero todos tienen la capacidad que se define con la preparación”, dijo Antonio Padilla.
Con una sonrisa en su rostro, César, de 9 años, dice que lo que más le gusta hacer es jugar futbol, y Cristiano Ronaldo es su ejemplo y es como quiere llegar a ser. “Todos los días hago mi tarea primero, si no, no me dejan venir y ya que llego a mi casa me pongo a jugar futbol otra vez”.