Villa Purificación cuna de la municipalidad en Jalisco

820

En la historia del municipio en México, Villa Purificación significa para Jalisco lo que Veracruz para México. Porque con la fundación de Villa Purificación se instauró la vida municipal en lo que hoy es el territorio de Jalisco. Pero también porque ambas fundaciones mantienen ciertas similitudes.
Con el establecimiento del ayuntamiento de Veracruz, Hernán Cortés realizó una maniobra política magistral. En primer lugar, porque con ella logró sacudirse la tutela del gobernador de Cuba, Diego Velázquez, quien lo había enviado a descubrir las tierras mexicanas que hasta entonces eran un territorio ignoto, pero también porque la municipalidad que él fundó, Veracruz, donde colocó a sus fieles y allegados, le otorgó la legitimidad necesaria para partir a la conquista de México y apropiarse de un territorio que de otra manera hubiera caído bajo la legitimidad de Diego Velázquez. El primer municipio en México sirvió para justificar una conquista y disculpar una desobediencia de Hernán Cortés.
Nuño Beltrán de Guzmán, conquistador y primer gobernador de la Nueva Galicia, al ordenar la fundación de Villa Purificación y al dotarla de un cabildo, es decir, de un ayuntamiento, realizó la misma maniobra política que su enemigo Hernán Cortés. De tal suerte que con el establecimiento de este municipio, legitimó su presencia, mediante sus hombres, en lo que actualmente es la costa de Jalisco. Y el territorio que pertenecía antes a la Nueva España, desde el río Purificación hasta el valle de Banderas, pasó a formar parte de la Nueva Galicia. Dicho de otra forma, con la fundación de Villa Purificación, Guzmán arrebató el mencionado territorio a Hernán Cortés, y legó a Jalisco un importante espacio costero.
Después de algunos intentos fallidos, ocasionados por la dificultad que representaba la geografía tropical de la costa y por el desconocimiento que de ella tenían los conquistadores, el 2 de febrero de 1533, al fin, el capitán Juan Fernández de Híjar logró fundar la villa de la Purificación (ahora Villa Purificación) y cumplió el encargo que le había confiado Nuño Beltrán de Guzmán. De inmediato, el grupo de Hernán Cortés intentó por varias ocasiones despoblar la villa echando mano a métodos muy variados. El Archivo General de Indias conserva todavía muchos documentos judiciales donde se enfrentaban los aliados de Hernán Cortés contra los seguidores de Nuño de Guzmán en disputa abierta por poseer el territorio comprendido entre la desembocadura del río Santiago, Tonalá y Cihuatlán. De hecho, el cabildo de Colima exigió formalmente la despoblación de Purificación. Sin esperar la resolución a esos litigios que duraron años, Hernán Cortés envió varias veces un ejército contra los hombres de Nuño de Guzmán. Matías de la Mota Padilla explicó que por ese asunto la sangre estuvo a punto de correr.
Hay que destacar la tentativa de 1535. Ese año, mientras el conquistador de México se encontraba preparando una expedición marítima en Salagua, según las palabras del propio Nuño de Guzmán, una compañía militar cortesiana se desprendió de ese fondeadero y se dirigió a Villa Purificación. Sorpresivamente llegaron al alba y entraron a la casa del alcalde mayor, Juan Fernández de Híjar, quien se despertó al sentir en su pecho las láminas afiladas de las lanzas enemigas. Algunas semanas más tarde Guzmán se quejó con las siguientes palabras: “en la villa de la Purificación no me dejaron sino cinco vecinos los cuales también la dejaran si no proveyera de mi casa y de mis amigos de ocho a diez de caballo, dándoles caballos algunos y herraje y armas”. La permanencia de Villa Purificación en la geografía política es uno de los triunfos de Guzmán frente a Cortés. Cuando ambos personajes desaparecieron, la villa tuvo que resistir a otros factores, como al clima malsano de la costa tropical, a los piratas, a los bandoleros del siglo XIX, a las revoluciones, y ahora, a las emigraciones hacia ciudades más importantes.
Sin embargo, el municipio más antiguo de Jalisco, con sus cerca de 15 mil habitantes, sigue en pie y este 2 de febrero de 2008 celebra el 475 aniversario de su fundación. En honor a un acontecimiento de tal magnitud y significado para el estado, ese día se reunirán los tres poderes en ese pueblo para realizar una sesión solemne y convertirlo de manera simbólica en la capital de Jalisco por un día.
La Universidad de Guadalajara tiene una presencia importante dentro de los festejos que se realizan en este aniversario, y su Rector general, el maestro Carlos Briseño, presidirá el 1 de febrero de este año el acto de clausura de la semana cultural en Villa Purificación, acompañado en el presidium por el gobernador de Jalisco. Además, ese día firmará un convenio entre el municipio festejado y la Universidad de Guadalajara, para impulsar la investigación científica en la jurisdicción de Villa Purificación.