Una mirada al legado de las civilizaciones árabes

 

La influencia de los antiguos intelectuales de Medio Oriente ha trascendido a nuestros días con conocimientos científicos que repercutieron en la modernidad

A pesar de dar la percepción de ser una región conservadora y religiosa, Medio Oriente fue un oasis para el desarrollo de ciencias como la astronomía, la salud o las matemáticas, con el impulso de intelectuales y estudiosos árabes preocupados por traducir y transmitir conocimiento.

Durante la charla “Una mirada al patrimonio científico y filosófico del Islam clásico”, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), especialistas compartieron que esta cultura de las civilizaciones que ahora componen a regiones como Sharjah anteriormente apostaron por el desarrollo de las disciplinas científicas.

En la época del Islam clásico, entre los siglos VIII y XIV, existió un interés por fomentar el intercambio con otras civilizaciones de Medio Oriente y Europa, pero estos trueques no sólo se limitaban a mercancías, sino que también se apostaba por llevar y traer conocimiento de otras regiones para impactar en la zona.

“Fue el conocimiento de la medicina, la biología, la astronomía e incluso de los primeros hospitales. Fue una sociedad que estuvo descubriendo y llevando a otros lados lo mejor que encontraban, es así que el intermediarismo del Islam clásico llega a todos los campos”, mencionó el escritor Maruan Soto Antaki.

El escritor resaltó que gracias a la influencia del Islam conocemos términos algebraicos o geométricos que han tenido repercusión hasta nuestros días.

Sin embargo, lamentó que con la llegada de ideologías conservadoras a la región se comprometió el avance y el crecimiento de las ciencias en la región.

Por su parte, el filósofo Luis Xavier López-Farjeat, destacó que son evidentes las aportaciones y las deudas con el mundo árabe en cuestión científica a pesar de que otras civilizaciones consideraban que en estas regiones del Medio Oriente el conocimiento se mantenía estancado.

“Había una imagen muy arraigada de que el Islam siempre fue una civilización primitiva y que nunca estuvo en condiciones de asimilar de manera adecuada el legado cultural al que tuvo acceso desde varias culturas, como Grecia y el mundo persa, el mundo egipcio o las culturas de la India”, recordó.

López-Farjeat compartió que existía la percepción de que las civilizaciones obstaculizaban el acceso a las ciencias, pero hay registro de gobernantes que impulsaban el desarrollo de las ciencias para contribuir a los saberes de la región. 

Una cuna del saber 

Además, mencionó que durante el periodo clásico del islam hubo intelectuales que apostaron por el traducir los tratados científicos para generar conocimiento alquímico, matemático, astronómico, filosófico y de ciencias de la salud en estas regiones de medio oriente.

“Aquellos eruditos supieron asimilar e impulsar el legado intelectual griego, persa, bizantino, egipcio, entre otros, y a partir de aquellas herencias concibieron ideas originales y continuaron desentrañando los misterios del mundo natural y abrieron nuevos horizontes para generar nuevos conocimientos”, manifestó.

A pesar de transformar el conocimiento a palabras árabes, las civilizaciones del medio oriente experimentaron un esfuerzo para lograr traducir los saberes que obtenían de otros lugares como Grecia, sin embargo, el resultado se ha posicionado hasta nuestros días.

López-Farjeat señaló que los antiguos manuscritos árabes contenían saberes que influyeron en los conocimientos de la época moderna, como la composición del cuerpo humano o el avance de las fases de la Luna.

Recordó que existen libros en los que se atestiguaron los primeros hallazgos médicos y otros descubrimientos matemáticos han repercutido en nuestros días con ejemplos como el trabajo de Al-Juarismi, quien se ha vuelto reconocido a nivel mundial por el libro Algebra de Baldor.

El escritor añadió que, a pesar de las aportaciones en la aritmética y la gramática árabe, la llegada de ideologías más conservadoras limitó el desarrollo de los conocimientos, es importante destacar las aportaciones que los intelectuales de medio oriente hicieron a la ciencia.

“¿Por qué en teoría tenemos una imagen tan distinta de los árabes y los musulmanes? La respuesta a esa pregunta no es del todo fácil, basta decir que después de la época de esplendor se impuso una forma ideológica, política y religiosa opuesta al desarrollo científico e intelectual, por eso resulta esencial preservar el conocimiento científico disociado de ideologías políticas o religiosas”, culminó.

Post Views: 280