Una editorial sin sueño

409

La Zonámbula no está dormida. Transita del sueño a la palabra vertida en el poema y el cuento. Está consciente del desafio que representa ser una editorial independiente con 40 títulos publicados.
El zonambulismo apareció en 2007 en los pasillos de las librerías para quedarse a deambular entre los sellos editoriales. Conoce de sobra el oficio que inicia en la creación literaria, publicación y distribución, sólo por mencionar algunos pasos del trayecto que inició en el sueño del editor Jorge Orendáin.
Bastaron los originales de varios autores, un editor, una diseñadora y un impresor dispuesto a invertir su tiempo y recursos para la primera serie de títulos. El equipo de La Zonámbula, encabezado por Jorge Orendáin, Francisco Enciso, Sol Ortega, Fernando Toriz y Cristina Quezada, desde el principio buscó mantener su independencia, a lo que juntó la frescura de sus textos, apertura, disponibilidad, conocimiento del oficio y de su entorno literario, pero sobre todo la confianza y autenticidad que debe inspirar un editor hacia sus autores, lectores y contextos culturales.
Jorge Orendáin es una persona sensible a todo lo que observa y escucha. Sonríe cuando se le pregunta por la madrina de la editorial: “Pocos lo creen, pero es verdad, nuestra madrina es la actriz Liz Gallardo”.
Jorge, además de ser editor, también hace periquetes. Le apasiona el futbol, por lo que habla de su equipo favorito: las Chivas.
Se nota que disfruta su oficio, aunque comenta: “Todavía nos falta mucho por aprender. Por ejemplo, me gustaría platicar con otros editores, como Jorge Herralde, de Anagrama, y conocer más de su experiencia, pues recuerdo que leí una entrevista de él en La gaceta”.
Las editoriales pequeñas encaminan sus esfuerzos al registro de un momento literario, pero sobre todo a tener un efecto multiplicador, confiando en el libro como objeto artístico. La Zonámbula no es la excepción: en el lanzamiento de uno, dos o cinco títulos, tiene mucha importancia el financiamiento y más cuando la editorial es pequeña, porque arriesga el presupuesto en ocasiones limitado para competir en el mercado editorial.
La editorial se ha caracterizado por la apuesta que hace por los jóvenes escritores y algunos con trayectoria. Entre ellos están Xitlálitl Rodríguez, Melissa Nungaray, Dora Moro, Paula Zulaica, Angélica Maciel, Marco Aurelio Larios, Raúl Aceves, Lisi Turrá, Ramiro Aguirre, Óscar Tagle, ílvaro Luquín, Fabián Muñoz, Yolanda Ramírez Michel, además de los artistas plásticos Jorge Salazar, Roberto Pulido o Javier Arévalo.
Los libros de esta editorial son distribuidos en las librerías Gonvill, ítaca, la del ígora del exconvento del Carmen, Cervantes, Siglo XXI, cafetería La estación de Lulio, y en el café La selva.
La Zonámbula obedece a un encuentro entre autores y lectores, espacio en el que deambulan los artistas, poetas y los escritores jóvenes.
Entre sus próximos títulos, prepara novedades que seguramente dejarán con un buen sabor de boca a sus lectores habituales y a los nuevos. Por ejemplo, el relanzamiento de una novela del escritor alemán Uwe Timm, traducida por Wolfgang Vogt, misma que será presentada en el marco del encuentro editorial más importante de Latinoamérica: la Feria Internacional del Libro 2011.