Un recorrido por la historia del saxofón en Jalisco

Diego Humberto León Jiménez, egresado de la Maestría en Gestión y Desarrollo Cultural y docente del Departamento de Música del CUAAD, investiga a exponentes de dicho instrumento musical en la entidad e invita al 1º Encuentro Nacional de Saxofón de la UdeG

588
Fotografía: Iván Lara González

El sonido del saxofón es singular, pero la influencia que ha tenido en el desarrollo de la música en Jalisco también. Sobre los exponentes más importantes de dicho instrumento en la entidad, desde finales del siglo XIX a la fecha, ha investigado el músico Diego Humberto León Jiménez, egresado de la maestría en Gestión y Desarrollo Cultural y profesor del Departamento de Música, del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD).

«Soy saxofonista desde hace años y a partir de investigaciones personales comencé a darme cuenta de que en esta región de Occidente se ha minimizado la importancia del instrumento a pesar de que ha tenido presencia desde a finales del siglo XIX, incluso desde las bandas sinfónicas, las que tocan en los kioscos, siempre hay saxofones».

Dijo que los primeros saxofonistas en Jalisco datan de 1887. Esto lo comprueba porque la primera alineación de la Banda de Música del Estado de Jalisco, las más longeva de la entidad, en su primera alineación del año de 1889 ya contaba con músicos que eran estudiantes del saxofonista Ángel Escobar.

«Muchos de los saxofonistas del Área Metropolitana de Guadalajara fueron migrantes de otras regiones del estado o de otras entidades, que vinieron a formarse como músicos y se quedan a trabajar».

Detalló que la tradición musical del saxofón en las bandas sigue existiendo, pero fue perdiendo importancia por la asociación del propio instrumento con el género del jazz.

Fotografía: Iván Lara González

«Durante la segunda mitad del siglo XX, en el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG), hubo muchisímas orquestas y big bands que tuvieron mucha importancia, donde estuvieron los saxofones que tuvieron funciones específicas».

Externó que, según datos históricos, se menciona que el primer saxofonista que se fue a vivir a Nueva Orleans fue un mexicano llamado Florencio Ramos.

«Esto es importantísimo para la evolución del jazz, género que según la historia se originó en el Congo y después se desarrolló en Nueva Orleans, Estados Unidos (con la inmigración de personas africanas esclavizadas)».

Jaliscienses destacados del saxofón

Algunos de los nombres de personas que Diego Humberto León Jiménez ha descubierto y cuyo talento ha impactado en el desarrollo musical en Jalisco, son saxofonistas como uno al que apodaban «El Cigarro Faro».

«Este personaje tuvo tanta importancia en su época que estuvo acompañando a Damaso Pérez Prado en sus orquestas a finales de los años 60 y se iba con él a Japón, estaban por todas partes».

«‘El Cigarro Faro’ era oriundo de Jalisco y se llamaba Antonio Benítez. Lamentablemente murió muy joven a los 33 o 34 años de edad y se quedó su leyenda de que era un tremendo ejecutante, pues era muy buen saxofonista».

Fotografía: Iván Lara González

Otro saxofonista muy respetado oriundo de Jalisco y de padre zacatecano, José Luis Guerrero «El Chamaco», un señor de 75-76 años de edad, y que siguía tocando el saxofón.

«Él fue una de las grandes referencias y se le conoce como ‘El Maestro'».

«Durante mucho tiempo estuvo trabajando en México donde hizo carrera y se le conoce en todo el país».

Otra figura, de 76 años, Daniel Raygoza, originario de Chapala. «Todas estas personas fueron formadoras de músicos que hoy en día están muy activos», manifestó.

Recalcó que la región Valles también ha sido cantera de músicos, como de municipios como Etzatlán, San Marcos, Ahualulco.

«Hay un saxofonista, «Ramírez», que fue músico militar y formó la banda sinfónica del estado de Sonora, una banda que seguía trabajando».

También refirió sobre la big band de Enrique Reyes, originaria de Tuxpan, un municipio del Sur de Jalisco con mucha tradición musical. «Entre los 70 y 80 hacían guerras de orquestas en el Teatro Degollado. Atraían a mucho público».

Fotografía: Iván Lara González

Una de las satisfacciones que le ha traído las investigaciones sobre saxofón en Jalisco a este músico y gestor cultural es que se han estrechado lazos.

«Hemos formado de cierta manera una comunidad sobre todo cuando hablo con personas grandes, ya no activos, que se emocionan al recordar las actuaciones que tuvieron, las giras, con quienes tocaban y compartían música».

«Son las historias de vida y te das cuenta de cómo era la sociedad».

Resaltó que dos de los saxofonistas que actualmente son de los más importantes del país, también son de origen jalisciense: los jóvenes Diego Franco y Carolina Mercado.

Invita al primer festival del Saxofón en Tlaquepaque

Como parte del proyecto ejecutivo de la maestría en Gestión y Desarrollo Cultural del CUAAD, Diego Humberto León Jiménez creó el 1º Encuentro Nacional de Saxofón de la Universidad de Guadalajara.

Se trata de una iniciativa auspiciada por Departamento de Música del CUAAD, con el apoyo de la Dirección de Cultura de Tlaquepaque, que se realizará del 18 al 22 de julio en el Centro Cultural El Refugio, en el Centro Histórico de dicho municipio.

«Tratamos de llenar un gran vacío del país, no solo del Área Metropolitana de Guadalajara».

«En la ciudad es muy difícil conseguir accesorios para el saxofón. Por ello vendrán empresas y marcas que se dedican a comercializarlos. Entonces los asistentes van a tener la oportunidad de adquirir los productos sin la necesidad de estar pagando envíos».

El músico y gestor cultural explicó que hay una carencia de técnicos para reparar estos instrumentos y se ofrecerán además cursos a quien le interese aprender este oficio.

«Lo más importante es que estamos creando clases maestras con ejecutantes hombres y mujeres con renombre internacional que le servirá a las nuevas generaciones y fortalecer la escuela de saxofón en Jalisco«.

También habrá conciertos de música abiertos al público en general, para dar a conocer el repertorio del saxofón.

«Lamentablemente se le ha asociado al saxofón sólo con el jazz, incluso, de manera curiosa, muchas personas creen que así se llama el instrumento».

«Además de los conciertos y música, daremos a conocer repertorios más antiguos que el jazz poco conocido. El mal llamado saxofón clásico, asociado al periodo clásico, muy diferente a su empleo en el jazz».

Destacó que el encuentro es gratuito para cualquier persona para ejecutar o perfeccionar sus estudios.

Solo se necesitará un registro para clases especializadas en el correo diegohumberto.dleon@academicos.udg.mx

Como parte de la investigación, Diego H. León prepara un libro y un documental, con apoyo de una beca del Consejo Estatal de Cultura y Arte (CECA) de Jalisco.