Un proceso orgánico

898

Sacar a sus familias del rezago económico en el que vivían, fue la principal motivación que llevó a 10 mujeres de la comunidad El Portezuelo, del municipio de Ameca, a participar en el proyecto “Agreco.

Agricultura inteligente”, desarrollado por estudiantes del Centro Universitario de los Valles.

Agreco es una pequeña empresa de producción y venta de hortalizas que las mujeres de dicha comunidad siembran y cosechan con un proceso orgánico, sin químicos o semillas transgénicas.

La iniciativa surgió del trabajo que estudiantes de diversas carreras del CUValles realizan para el programa internacional Enactus, promovido por empresas transnacionales, el cual busca el desarrollo de las comunidades por medio del emprendimiento de negocios.

En el caso de El Portezuelo, el problema detectado por los estudiantes fue la escasa fuente de ingresos que tienen las 200 familias que ahí residen, las cuales se reducen a los trabajos temporales que los hombres consiguen en la cosecha de la caña o el maíz.

“Identificamos a este grupo de mujeres que estaban dispuestas a emprender, porque necesitaban aumentar sus ingresos. Entonces les ayudamos a desarrollar una idea de negocio y elegimos la producción de hortalizas orgánicas, porque era algo que ellas empíricamente ya saben hacer de manera tradicional”, comentó Luis Miguel Bravo Palomera, estudiante de contaduría, quien coordinó el proyecto.

Agregó que a las mujeres sólo les faltaba conocer la manera orgánica de producir, algo que pudieron aprender de ingenieros agrónomos que apoyaron de otros centros universitarios.

“Aprovechando la vinculación de la UdeG, nos asesoramos con especialistas en sistemas de producción e hicimos que visitaran la comunidad. Nosotros aprendimos con ellas a la par”.

Además del apoyo en producción, los estudiantes brindaron capacitación en temas administrativos, como análisis de costo, producción y comportamiento del mercado.

De esta manera Agreco logró sacar a la venta su producto Orgánica Box, un minihuerto de hortalizas, hierbas finas y diferentes clases de chiles, que puede ser cuidado en el hogar del consumidor para que siga produciendo alimentos.

“Se le brinda esa posibilidad al cliente que busca desarrollar esa inquietud del cuidado de una planta, y así obtener de manera natural alimentos en su propio hogar, en un espacio pequeño”, dijo Bravo Palomera.

Para lograr el objetivo de que cada vez más personas cultiven sus propios alimentos, el grupo Enactus, con ayuda de estudiantes de mecatrónica, desarrollaron una aplicación compatible con android, en la cual el consumidor encontrará información de cómo dar los cuidados a las plantas que acaban de adquirir.

“Nació como una guía para que las mujeres puedan consultarla en cualquier momento y así no requerir asesoría, pero es también una guía de acompañamiento para el consumidor, para que sepa cuáles tratos deben dar al minihuerto, programar los cuidados para regar las plantas, cambiarles la tierra, entre otras cosas”.

Entre las plantas que incluyen los minihuertos, se encuentra el jitomate, calabacín, cebollita, cilantro, perejil, albahaca, yerbabuena, orégano, chile habanero y de árbol, entre otras especies, y cada Orgánica Box tiene un costo de 300 pesos.

Uno de los retos que enfrentaron los integrantes de Enactus fue el de convencer a las mujeres de que era posible un negocio exitoso emprendido por ellas, puesto que en su comunidad son los hombres quienes llevan el ingreso al hogar.

“Jamás pensaron que pudieran lograr tanto. Fue también un reto romper con ese paradigma de que las mujeres de una comunidad rural, vulnerables, no pueden lograr un éxito grande. Ese fue un aspecto en el que tuvimos que trabajar”.

Una vez que las mujeres se convencieron, cada una aportó recursos económicos hasta reunir los 20 mil pesos requeridos para arrancar el proyecto, y a pocos meses de iniciado, sus ingresos aumentaron de 400 a mil 200 pesos mensuales.

Agreco tiene diversos puntos de distribución en el municipio de Ameca, pero su objetivo es extenderse en la región y a la Zona Metropolitana de Guadalajara.

“Están en negociaciones para poder llevar su producto al centro comercial de Andares, en una exposición semanal realizada con productos orgánicos. Tenemos ya el contacto: sólo tenemos que reforzar la imagen un poco más”.

El proyecto ha sido replicado en las comunidades de San Martín de las Cañas, en Tequila; Agua Caliente, del municipio Atemajac de Brisuela, y Don Martín, municipio de Ameca.

Con este proyecto Enactus CUValles obtuvo el segundo lugar en Walmart Women’s Economic Empowerment, competencia especial convocada por dicha empresa, y además participó este mes en la competencia nacional de grupos Enactus.