Un movimiento con perfil estudiantil

349

Con reclamos en contra del actual estado en que se encuentra el país, el presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), de la Universidad de Guadalajara, Marco Antonio Núñez Becerra, urgió a que la FEU se convierta “en un movimiento social universitario” que pelee “para que el gobierno federal le dé a la Universidad lo que necesita”.
La declaración fue pronunciada en el marco de la celebración de su XX aniversario, realizada el pasado 4 de julio, en el Paraninfo Enrique Díaz de León.
Acompañado del secretario general de la UdeG, Alfredo Peña Ramos, del alcalde de Guadalajara, Aristóteles Sandoval Díaz, así como de expresidentes de la FEU y rectores de la red universitaria, Núñez Becerra señaló que “el país cada vez está peor y se cae en pedazos”, por lo que “no dejamos de sentir indignación” ante tanta “corrupción y falta de una adecuada justicia, que ya se perdió”.
Agregó que ante ese panorama tan desolador, ya “no se puede andar por la vida sin conciencia y sin razón” y ante “los abusos y daños colaterales” que ha habido, en los que se “gasta más en ejército y no en educación”.
“Nosotros nos ponemos en movimiento por la paz”, porque ahora “ya no basta luchar por la educación y por los estudiantes, sino por nuestra propia vida”.
“Pedimos que la educación sea prioritaria. La FEU se convierte en un movimiento social universitario que pide al presidente Felipe Calderón Hinojosa que apruebe el 52 por ciento que debe darle de presupuesto a la Universidad, razón por la cual necesitamos ser escuchados. Hagamos de esta lucha la lucha de todos los días, porque la FEU está con los estudiantes que requieren más y mejor educación”.
“Es nuestra responsabilidad construir un mejor país, porque sabemos que la vida vale más que cualquier cosa y la muerte nunca será considerada un ‘daño colateral’, para la cual es necesario que armemos todos la paz”, concluyó Núñez Becerra.
Peña Ramos dijo que la FEU cumple dos décadas de hacer historia, en las que ha logrado pasar a una etapa de mayor madurez, además de que ha sido clave para que la Universidad mantenga su educación laica y popular.
“La fundación de la FEU vino a romper viejos paradigmas y desterrar viejas prácticas, además de que sus procesos de selección son ahora más transparentes, austeros y democráticos”.
“La FEU y sus actividades han servido como un aporte a la sociedad jalisciense, como los esfuerzos hechos para mejorar el transporte público universitario, además de propiciar el descuento de 50 por ciento para discapacitados y personas de la tercera edad. Ha sido copartícipe de los logros académicos y las luchas que ha encauzado la Universidad”, agregó el secretario Peña Ramos.
En su intervención el alcalde de Guadalajara mostró apoyo al movimiento. Compartió la misma idea que Núñez Becerra, al afirmar que “la única forma de cambiar el país es apoyando la educación, pues no será con más armas ni policías como vamos a acabar con la violencia. Por eso su lucha de que más jóvenes se eduquen es una buena causa y contarán con nuestro apoyo”.
En el evento fue anunciado que el 12 de julio, a las 12 horas, en el Paraninfo será entregada por primera vez la presea Corazón de León, creada por el artista Sergio Garval, a Javier Sicilia, poeta y activista contra la violencia en México.