UdeG condena revictimización por parte del Gobernador de Jalisco sobre la desaparición de Paula Petersen González

Centro de Estudios de Género del CUCSH exige la aparición de la joven y que las investigaciones y comunicaciones de la autoridad procedan con perspectiva de género

865

Tras la desaparición y búsqueda inmediata de la joven estudiante Paula Petersen González, de 16 años de edad, estudiante de la Preparatoria 15 de la Universidad de Guadalajara (UdeG), el Gobernador Enrique Alfaro Ramírez manifestó, a través de sus redes sociales, ideas que revictimizan y vulneran a la menor de edad.

“…De acuerdo a los datos obtenidos en la investigación se sabe que la joven se ausentó por decisión personal y se encuentra en compañía de un masculino conocido de ella, a quien también se está buscando. La joven, quien ha mantenido comunicación constante con su familia, se ha negado a regresar a su casa hasta el momento. Aun así, no pararemos hasta que esté de vuelta con sus seres queridos. Quiero aprovechar esta situación para hacer un llamado a las madres y padres de familia a mantener una comunicación asertiva con sus hijos para evitar este tipo de situaciones que duelen y que son más comunes de lo que parece”, declaró a través de su cuenta de Twitter.

Ante tal pronunciamiento, integrantes del Centro de Estudios de Género del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) expresaron que éste carece de perspectiva de género y enfoque diferenciado.

Y que debe discutirse, “porque expresa la perspectiva de la más alta autoridad en un estado en crisis por las desapariciones de personas, en particular de mujeres”.

“(Los señalamientos) reproducen el discurso machista que se ofrece recurrentemente como explicación de la desaparición de mujeres, que de forma implícita o explícita consolida la narrativa de que las mujeres, las adolescentes y las niñas ‘huyen con el novio por su voluntad’”, detallaron en un comunicado dado a conocer por esta Casa de Estudio.

“Esto, obviando el hecho de que se trata de una menor de edad y de que no se ha concluido una investigación que esclarezca los hechos y contexto en que se dio la desaparición”.

De igual forma, indicaron que las ideas del gobernador comparten y publicitan información de un caso abierto del que no se conocen todavía las circunstancias.

“(Además) se responsabiliza y revictimiza a la familia, y con ello a todas las madres y padres de jóvenes desaparecidas, al acusarles de no ‘mantener comunicación asertiva’ con sus hijas, en contravención del enfoque de género al que se encuentran obligadas las autoridades de acuerdo con las disposiciones aplicables”.

“Minimiza la posible responsabilidad en que pudiera estar incurriendo el adulto involucrado y difumina la responsabilidad de las autoridades en ésta y todas las desapariciones. Ignora las circunstancias posibles de engaño pederasta (conocido como grooming) que comienzan con el establecimiento, por parte de un adulto, de lazos de amistad y confianza, aprovechando la vulnerabilidad en que se encuentran las niñas, niños y adolescentes, para la posible comisión de delitos y/o violencia de género”.

Las y los académicos del CUCSH expresaron que el Ejecutivo de Jalisco obvia el hecho de que la tarea de las autoridades no termina con la presentación con vida de la joven, sino que aquéllas no deben parar hasta que se hayan esclarecido los hechos, “determinado si existen posibles causales de responsabilidad penal para el sujeto involucrado y se haya procurado e impartido justicia”.

“Finalmente, su comunicación sugiere que el acceso a la seguridad y la justicia existe sólo para quienes tienen la posibilidad de amplificar sus denuncias en redes sociales o pertenecen a una clase privilegiada. ¿Por qué el gobernador no informa de esta manera sobre todos los casos? ¿Por qué sólo éste?”.

El Centro de Estudios de Género del CUCSH, compartieron, se solidariza con las familias de todas las desaparecidas y víctimas de violencia de género y demandan a las autoridades los siguientes puntos:

  1. La aparición de Paula Petersen.
  2. La procuración e impartición de justicia a que haya lugar.
  3. Que en su proceder y comunicaciones no sólo en éste sino en todos los casos de mujeres y niñas desparecidas y víctimas de violencia de género, se conduzcan con la necesaria perspectiva de género y el enfoque diferenciado al que están mandatadas.

“Las autoridades están obligadas a actuar desde un enfoque de derechos de las niñas, niños y adolescentes, humanitario, exhaustivo, continuo, sistemático, permanente, diferenciado y con perspectiva de género”, indica el desplegado.

Recordaron que en México se vive una crisis de desaparición de personas y Jalisco, en particular, ocupa el primer lugar nacional en desapariciones, con más de mil 400 personas por localizar, 40 por ciento de las cuales han ocurrido en la administración de Alfaro Ramírez.

“Jalisco se encuentra, además, entre los estados del país con mayor incidencia de feminicidios y de violencia de género contra las mujeres”.

Puntualizaron que el enfoque diferenciado implica establecer si algún atributo de la persona de paradero desconocido, como el hecho de que se trate de mujeres, niñas o adolescentes, constituye un factor de vulnerabilidad asociado con su desaparición y considerar este atributo como línea central de búsqueda, sin distinción de si se trata de una ausencia voluntaria.

Estos atributos o factores de vulnerabilidad no pueden ser utilizados para culpabilizar, estigmatizar, discriminar, criminalizar, segregar ni discriminar de ninguna forma a la persona desaparecida o no localizada, ni a su familia y entorno social”.

“El enfoque de género, por su parte, obliga a las autoridades al examen sistemático de las prácticas, los roles y las relaciones de poder de las personas a partir del género”, recalcaron.