Tu alma nos pertenece

101

Una combinación de ficción, suspenso y cuerpos curvilíneos prometen hacer de Soulkeepers el nuevo éxito entre los cómics mexicanos. Su creador, Fernando Sánchez Antillón y uno de los mejores dibujantes, René Córdova, se unieron y junto con otros creativos mexicanos han fundado esta historieta que ya cuenta con fans y es muy bien recibido a pesar de ser este su primer número.
El 1 de julio salió a la venta el número uno de Soulkeepers. Fixia Studios, la marca del cómic, ya había lanzado el número cero en la CONCOMICS (Convención Internacional de Cómics y Ciencia Ficción) en diciembre de 2008, en la que el reparto fue gratuito y a partir del cual pudieron generar muchos seguidores.
La historia trata de unas criaturas malas (que todavía no conocemos), las llamadas soulkeepers, que se encargan de capturar almas, y de cómo cuatro personas completamente “normales” van a enfrentarlos. Estos cuatro personajes principales son: Jonathan Snider, Jason Hicks, el profesor Héctor Haste y la guapísima doctora Amanda Gabrielle.
El cómic está dirigido a jóvenes de entre 15 y 25 años. Aunque por lo general el público más esperado para los cómics es el masculino, ya se ha diversificado adoptando también a muchas mujeres en su lista de fans. La idea es que los jóvenes se sientan identificados, tanto los chavos con Jonathan así como las mujeres con Amanda, tal vez es por eso que se da tanto la aceptación femenina.
Jonathan, el personaje central, es un chico de 17 años que “toda la vida se entrenó para no tener miedo”, muy tenaz, valiente y también misterioso.
Jason, inspirado en la arrogancia de Han Solo (Star Wars), es un tipo con cuerpo trabajado, creído, que aparentemente lo tiene todo, es toda una celebridad de los deportes extremos y que, a pesar de su arrogancia, es bueno.
La doctora Amanda es una mujer guapa, como no podía faltar en un cómic, muy inteligente y va a ser el soporte del grupo, por su sensibilidad. Es una mujer que tranquilamente se podría haber dedicado a tener una vida más glamorosa por su condición física, pero que decide ser doctora, lo cual no deja de ser intrigante.
El profesor Héctor, último en su creación, pero no por eso menos importante, es el que va a amalgamar al resto de los protagonistas. A partir de Héctor se unificarán historias y se formará la historia.
Su creador nos cuenta que el cómic se dividirá en arcos, que son como las temporadas de una serie televisiva y el arco inicial serán los primeros seis números. En éste se mostrará cómo los cuatro personajes principales se van conociendo y cómo se va formando este grupo que combatirá a las criaturas, para que al mismo tiempo se vaya conociendo la psicología de los personajes. Antillón nos cuenta que el cómic “es universal” en su dialecto y que no tiene raíces mexicanas en la historia que se cuenta: es totalmente acultural. Se verán muchas ciudades del mundo como escenarios, pero por ahora no se lleva la bandera de México. Tal vez a partir del segundo arco se comenzarán a mostrar más referencias del país.
El cómic también se presenta en tiras diarias en el periódico El Informador, con el objetivo de darle una secuencia entre una publicación y otra. Fers, como le gusta que lo llamen al creador, nos cuenta que la tira es mensual y por eso estarán sacando esta historieta para contar qué pasa entre esos números, dado que estos sucesos diarios no aparecerán en ningún número.
Fixia Studios, que es la editorial del cómic, es una empresa que fue creada para hacer cuestiones de ficción y entretenimiento, y su principal valor es potencializar el arte mexicano. La idea es “darle cabida” al talento nacional. Es por eso que también en varias de las páginas se lee la leyenda “100 por ciento mexicano”.
El creador se dedica al branding y a la comunicación, pero en su cabeza daba vueltas la idea del cómic desde hace aproximadamente cinco años, en los que con paciencia fue armando la historia y el equipo de talentos que lo acompaña: Mennyo Hordaz (colorista de interiores); Clonerh (colorista de las portadas); Nova, lettering (encargado de letras); A. Carrera (escultura de personajes), y Quetzal Cárdenas, encargado de Soulkeepers kids, que se verán mas adelante.
Nos cuenta que el punto clave para arrancar fue cuando conoció al ilustrador, al que le reguntó sin rodeos si estaba preparado para convertirse en “el ilustrador más conocido dentro del mundo de los cómics”. Así se puso en marcha Soulkeepers.
Este empresario joven y ambicioso pretende dar la vuelta al mundo con su cómic, ya que dice que para él esta es “una oportunidad de trascender”. Soulkeepers ya se distribuyó en las principales ciudades de México: Monterrey, León, Morelia, Aguascalientes, Mérida y Xalapa, entre otras. Es un lanzamiento en grande en el país, lo que le permite a la marca soñar con una distribución mundial.
Actualmente Soulkeepers esta a la venta en el 70 por ciento de los puestos de periódicos de la ciudad.