Soy pansexual y no discrimino

1093

Si te gustan personas del otro sexo eres heterosexual, si te gustan personas del mismo sexo: homosexual. Si te gusta gente de los dos sexos eres  bisexual. Pero si te gusta todo lo que existe en el universo, ¿qué eres? Es una pregunta que de manera ligera responde y contesta un video que circula en internet sobre esta nueva expresión poco usada: la pansexualidad.
La doctora Patricia Angélica Becerra García, presidenta del Colegio Mexicano de Sexología y Educación Sexual A. C., aclara que el término de Pansexualidad había sido utilizado para los críticos de Freud, pues él referirá que la mayor parte de las neurosis tenían una causa con la sexualidad. Se le manejó a la ligera, el ver todo desde el punto de vista sexual. Entonces Freud era un pansexualista, o tenía una visión así.
En las redes de internet es interesante. El término se usa sobre todo como la disponibilidad  de ser atraído por personas de cualquier género, como una disposición de no centrarse en la expectativa de género como una visión heterosexual. Pero tampoco delimitarse a la visión homosexual o bisexual.
Explica Becerra García que los pansexualistas están abiertos de relacionarse con transgéneros o transexuales. “Ellos no discrimina a estas personas, son incluyentes. Su postura ideológica, es decir, que el amor y la atracción sexual va más allá de una delimitación de género. En un planteamiento abierto que propone la no discriminación”.
Para la sexóloga, la pansexualidad es un término muy amplio que abarca más allá de las personas, se podría confundir con que la gente se puede interrelacionar sexualmente con objetos, lo que se conoce tradicionalmente como parafilias, donde el sujeto se excita con objetos, personas o animales.
Según la psicóloga Marta Catalina Pérez, subdirectora del Centro de Evaluación e Investigación psicológica del Centro Universitario de Ciencias de la Salud, las parafilias tienen alto contenido erótico con una situación, individuo y objeto, por lo que habrá tantas parafilias como objetos y personas haya.
Â
Causa
Muchas personas se preguntan y ahora esto de dónde viene, a lo que Becerra García señala que para entender las tendencias o las causas de la pansexualidad, sería más interesante entender las dinámicas que se producen a nivel de las relaciones familiares y que podrían explicar mejor las tendencias y orientaciones sexuales.
“Si nunca nos preguntamos la causa de la heterosexualidad, sería extraño preguntarse las causas de esta manifestación. Pueden ser grupos de gente con una disposición  a la comprensión de la diversidad y con un planteamiento no discriminatorio. Por los momentos la pansexualidad es algo que se manifiesta en el terreno interpersonal, en la vida privada, pasa en los circuitos de internet”.
Â
Fiesta con globos
Recientemente el Consejo Pontificio para el Cuidado Pastoral de la Salud del Vaticano emitió un mensaje con motivo al Día mundial del VIH, dijo que la transmisión sexual es la vía más importante de infección del SIDA, más que las transfusiones de sangre y el contagio de madre a hijo.
“Esto se ve promovido en gran medida por una especie de cultura pansexual que devalúa la sexualidad y la reduce al mero placer sin ulterior significación”.
Por su parte, la doctora Becerra García indica que no necesariamente una persona que tenga una disposición de apertura para todo tipo de personas implica tener relaciones con varios al mismo tiempo con o sin protección. “Es una apertura ideológica y emocional a aceptar que existen las otras expresiones de identidad sexual. Eso no significa que las personas sean promiscuas”.
Â
Estilo Almódovar
Beatriz Preciado, nació en una sociedad conservadora en Burgos, es profesora de la Universidad de París VIII donde imparte la cátedra Teoría del género. Ella dice expropiar los códigos de la masculinidad desde la vestimenta del hombre hasta la testosterona, la cual se aplica en gel para sentir más fuerza física, aumentar su libido, obtener más músculo y menos grasa.
Ella no busca reproducirse y dice que las charlas con su madre de seguro enloquecerían al propio Almodóvar. Se define como un transgénero pansexual. De pequeña ligaba con niñas porque estaban más disponibles, pero se divertían con los juegos de los niños aunque la tildaran de “marimacho”.
En México el caso más emblemático es Buck íngel, nacido en Yucatán hace 37 años, y quien dice abiertamente que le gustan los hombres para el sexo.“Me encanta estar con hombres, pero me gustan también las mujeres. No es una cuestión de género, sino de cómo sea cada persona. Si me atrae la persona, me lo pasaré bien en la cama con ella”. Luego no es una cuestión de ser gay o bi, sino de ser sexual dependiendo de con quién. Más que nada sería un transexual-pansexual. Por definirlo de alguna manera”.
En Jalisco, Edith Contreras, psicóloga  egresada del ITESO, es una joven empresaria cuya inquietud personal de entender la diversidad sexual la llevó a abrir hace dos años una estética omnisex alterna de nombre Geeks, cuyo concepto es la pluralidad.
“Es un lugar que ofrece lo multicultural. Creemos que no existe la diferencia de sexos, la gente toma características de los dos sexos en su vida cotidiana, en el uso de accesorios y en otros modos. Es una nueva forma de vida y acá es ser aceptada. Uno asume que puede tomar características del otro sexo y no por eso va a existir discriminación ni va a haber prejuicios por parte de las personas, de la sociedad. Nosotros respetamos la forma de externar su interioridad”.
La gente no va diciendo cómo se define, sólo lo proyectas externamente. Son detalles sutiles donde tratamos a todos por igual: a los emos a los intelectuales… tratamos de que nuestro local sea abierto, te escuchamos y no te juzgamos.
La pansexualidad podría ser una moda, mas lo rescatable es la disposición de apertura, de reconocer la diversidad sexual en la mayor magnitud de la misma frase, según la sexóloga Becerra García.
Ser pansexual no sólo es una nueva manera de ver el mundo, sino una visión de aceptar a todos sin discriminación.