Ser periodista urbano, la labor de tratar con la voz de la calle

Reporteros y reporteras tapatíos compartieron experiencias en webinar previo al Premio Jalisco de Periodismo 2021

244

No hay día en que la ciudad no dé nota, sucede en todas partes y en todo momento. Y quienes se encargan de llevar esa información para difundirla por los medios de comunicación están conscientes del compromiso que eso conlleva.

Como parte de las charlas rumbo al Premio Jalisco de Periodismo (PJP) 2021, se realizó el webinar “Periodismo urbano”, con la presencia de reporteros y reporteras de distintos medios.

Previo al conversatorio, el coordinador de Prensa y Comunicación de la Universidad de Guadalajara, Víctor Ignacio Dávalos López, recordó que está abierta la convocatoria de dicho galardón, en www.premiojaliscoperiodismo.org.

El cierre es el 22 de octubre y se puede concursar con trabajos publicados entre el 26 de agosto de 2020 y el 25 de agosto de 2021, en las categorías de: Noticia, Entrevista, Crónica, Reportaje, Fotoperiodismo, y Estudiantes.

Pandemia le restó voz al oficialismo

El webinar estuvo moderado por la periodista Trini Rodríguez, quien cuestionó a las y los presentes sobre el mayor reto de su labor durante la pandemia y cómo ésta se había transformado.

Para Alejandra Parra Grande, reportera de Televisa Guadalajara, el 2020 fue clave para la forma de trabajar de todo periodista, que pese al aislamiento tuvieron que estar en hospitales, funerales, supermercados. “Ahí estábamos, mientras los demás se aislaban”.

José Luis Jiménez Castro, reportero de Notisistema, coincidió, pues al inicio de la contingencia sanitaria en las noticias “quien hablaba más era la gente y los médicos, y menos un tanto los políticos, para gracia de Dios”.

Foto: Fernanda Velázquez

Elizabeth Rivera Avelar, corresponsal de la Octava y Líder Informativo, apuntó que también aportó la opacidad de las instituciones que vieron a bien justificar debido a la situación de pandemia.

“La usaron para justificar la no información, ni entrega de datos, e incluso se cerraron las puertas de edificios públicos, que algunos aún siguen cerrados”, dijo. Pero al profesionalismo de reportar, las preocupaciones también se acentuaron.

Heder Saldaña, de Zona 3, se refirió también a la incertidumbre, pues “teníamos que salir de manera constante, y tenemos esta cuestión de los cubrebocas, las cercanías y distancias”.

“El reportero urbano es una cepa diferente del periodismo, porque tenemos contacto directo con la gente y ahora también el temor del contagio del COVID-19”.

Iván Sergio Mendo Gutiérrez, reportero de Televisa Guadalajara, expresó que la pandemia “mostró las tripas de la sociedad y las carencias de las relaciones sociales de producción. Esto permitió darnos cuenta de que hay consumismo rebasado, carencias, pauperización de la sociedad; todo eso quedó exhibido con la pandemia”, mencionó.

Los zapatos de quienes hacen periodismo urbano

Durante el webinar, Elizabeth Rivera Avelar recordó que hace una década tuvo una asignación en el Basurero de Picachos. Ese día, cuando llegó a la redacción del periódico donde trabaja, ya con la nota, una colega le preguntó que si venía de ese lugar, pues lo había notado por las botas que traía puestas.

“Me pongo esos zapatos de basurero y lo tomo como un halago y asumo ese papel. Lo que pasa como periodistas es que nos mimetizamos con la fuente, como en el reino animal, para encajar y no desentonar”, expresó.

“¿Cuántos zapatos debe tener el periodista urbano?”, preguntó entonces Trini Rodríguez.

Alejandra Parra Grande respondió que tanto como el tipo de persona que se vaya a entrevistar, pues “se debe saber su situación” y atender con sensibilidad.

José Luis Jiménez Castro aseguró que toda su vida ha reporteado con tenis, pues se la vive de un lado a otro.

“La verdad, no tiene que ver mucho el atuendo ni la grabadora que utilices, tiene que ver mucho con cómo lo hagas y la confiabilidad que la gente tenga de ti”.

Heder Saldaña aprovechó para recordar que el periodista urbano “debemos de ser los de corazón más grande”, pues se está en contacto con personas vulnerables, víctimas de la inseguridad y se convierten en el vehículo para llevar la denuncia de la gente.