Sequía en Jalisco podría pasar de severa a extrema en próximos meses

Afectaría en particular a las regiones de los Altos, Centro-Sur y Sureste; además en el estado se agudiza el riesgo de incendios

1061

La sequía que afecta a Jalisco y que ha provocado el desabasto de agua en el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) podría pasar de crítica a severa y extrema en los próximos tres meses, debido a que el temporal de lluvias podría atrasarse hasta julio, afirmó Valentina Davydova, profesora investigadora del Departamento de Ciencias Ambientales, del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA).

«Desde el punto de vista del clima, el pronóstico actual es sequía severa. El pronóstico a mediano plazo, en los próximos tres o cuatro meses es que puede llegar a una sequía severa extrema en gran parte de nuestro estado, en particular en las regiones de los Altos, Centro-Sur y Sureste, además de las entidades de gran parte de la cuenca del Río Lerma-Chapala-Santiago; por lo tanto, el pronóstico a mediano plazo también es crítico», informó.

Esta evolución dependerá de cómo se presente el temporal de lluvias, que se prevé que no traiga grandes precipitaciones de agua y que podría iniciar hasta inicios de julio y no a mediados de junio, como sucede de manera normal.

«Nos espera la peor temporada de sequía estival; es decir, la fecha de inicio de la temporada de lluvias en Jalisco oscila entre el 14 y el 24 de julio; tenemos que sobrevivir tres meses ante las altas temperaturas en condiciones completamente secas. No se conoce qué tan buena o abundante llegará el agua, y si se podrán recuperar los niveles en el lago de Chapala o en otras presas», adelantó.

Dijo que desde 2019, en todo el país, hay una tendencia de temporadas de calor muy secas, que se agudizó en 2020 para llegar a 80 por ciento de sequía en todo el territorio nacional.

«Desde 2019 gran parte de México registró condiciones anormalmente secas y sequía de moderada a severa para la región Norte y Occidente. Y para 2020 se extendió a 80 por ciento de la República Mexicana, generando condiciones de sequía moderada, severa a extrema. Por lo anterior, definitivamente falta agua«, declaró Davydova en conferencia de prensa.

«Nuestras presas, nuestro lago, nuestros acuíferos no tienen suficiente agua para abastecer el AMG».

Afirmó que el desbasto en parte de la ciudad se debe a la escasez hídrica, pero también a una mala administración de este recurso por parte de la autoridad estatal, y a la falta de una estrategia para comunicar el problema a la sociedad, pues la redistribución del agua y los tandeos debieron de hacerse desde antes, para prever esta crisis.

La sequía de este año pone al estado en un momento delicado no sólo por la falta de agua, sino por el nivel delicado y de riesgo en el que están los bosques y áreas verdes ante inminentes incendios, aseguró Gerardo Alberto González Cuevas, profesor del Departamento de Producción Forestal, del CUCBA.

El temporal de estiaje representa el riesgo inminente de incendios forestales en bosques y áreas verdes que pueden ser provocados sin intención y por descuido, lo que podría traer graves consecuencias no sólo para el medio ambiente, por la contaminación que generan, sino también por las afectaciones que hay a la flora y la fauna del lugar y al ciclo hidrológico, explicó.

«Para Jalisco es época de grandes incendios, y en años particularmente secos empeora; entonces, tenemos que educarnos tanto en el consumo del agua como en la convivencia con los recursos forestales, un paseo con una carne asada puede ocasionar un gran daño», dijo.

«Si no hay precaución, si no hay respeto por las áreas forestales, podría ser un año fatal».

Los especialistas recomendaron a las personas que acudan a realizar paseos en los bosques o en áreas verdes llevar su basura de vuelta y no portar elementos que propicien fuego como encendedores, cerillos o cigarros; y en caso de que se inicie un incendio, dar aviso a las autoridades de manera inmediata.

En el caso del agua, los usuarios deben de hacer conciencia de su buen uso mediante el recicle del líquido, al igual que evitar las actividades que requieran de chorros de agua como lavar el coche o regar jardines o plantas; en este último caso deben hacerlo con cubeta y en la noche para que el agua se aproveche mejor.