Se prepara UdeG para macrosimulacro

Debido a que no hay afluencia normal en la universidad por la pandemia, se enfocará en los edificios con más personal, como el de Rectoría y el CUCS

598
Foto: Fernanda Velazquez

La Universidad de Guadalajara se sumará al macrosimulacro convocado por la Coordinación Nacional de Protección Civil del Gobierno de México para el próximo lunes 21 de junio, a las 11:30 horas, el cual contará con la participación de instituciones de los tres órdenes de gobierno, así como de la iniciativa privada y sociedad civil.

Así lo dio a conocer José Luis Velázquez González, jefe de la Unidad de Protección Civil Universitaria, de la Coordinación de Servicios a Universitarios, quien dijo que el ejercicio se basará en la hipótesis de un sismo de 8.1 grados con epicentro en Chamela, Jalisco.

“Es de los dos simulacros a los que nos obliga la ley a participar para probar la capacidad de respuesta que se tiene ante una eventualidad. Aunque sigue siendo una situación sui generis, porque no estamos completos debido a la pandemia, participaría prácticamente el personal administrativo que ya está asistiendo de manera regular, el personal académico que acude a laboratorios y clases prácticas y una mínima parte de estudiantes”.

Velázquez González explicó que en algunas instalaciones donde no se cuenta con mucha afluencia, las evacuaciones, a diferencia de otros años, serán parciales y se enfocarán en los edificios donde está el grueso de los usuarios, como el Edificio de Rectoría General y el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), entre otras instalaciones con mayor asistencia de personal.

“Las recomendaciones para todos los trabajadores universitarios son participar de forma ordenada y seria, así como mantener la sana distancia y el uso de cubrebocas en todo momento”.

Los simulacros forman parte de los programas internos de protección civil en los inmuebles y tienen el propósito de probar la eficiencia de los planes de emergencia para crear y fomentar hábitos de respuesta.

Algunas de las ventajas de realizarlos, son comprobar con anticipación si las acciones que se tienen preparadas para una contingencia son eficientes, mejoran la preparación para actuar ante una emergencia o desastre y fomentan la cultura de la protección civil entre la comunidad.