Rinde UdeG homenaje de cuerpo presente a Federico Solórzano Barreto

590

Amó la ciencia, la paleontología y la naturaleza. Así fue Federico Adolfo Solórzano Barreto,Maestro Emérito y doctor Honoris Causa por la Universidad de Guadalajara. Para muchos, un ejemplo de vocación y que compartió sus saberes. Este domingo, la UdeG le rindió un homenaje de cuerpo presente en el Paraninfo Enrique Díaz de León.

Autoridades universitarias, comandadas por el Rector General, maestro Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, recibieron el cuerpo a las 11:47 de la mañana; ingresó al aula magna a las 12:00 pm. En su discurso, Bravo Padilla, expresó que el ingeniero Solórzano Barreto, quien falleciera a los 93 años de edad, fue precursor de la paleontología de Jalisco.

“De don Federico nos queda la vigencia y contundencia de su obra”, compilada en diversos libros. Además, “su trabajo arqueológico de recolección, catalogación, registro y comparación ha servido para evidenciar las características propias y originales de la región centro occidente de Mesoamérica”. Pero no sólo eso, integra una generación de profesores que ponen en alto el nombre de la UdeG, “al ganar respeto y admiración por la comunidad científica nacional e internacional”.

El Rector del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, doctor Héctor Raúl Solís Gadea, dijo que debemos recordar a Solórzano Barreto como uno de los mayores impulsores de la museografía, y el estudio de la riqueza paleontológica, ya que esto lo coloca en un lugar perenne de la ciencia jalisciense.

Betina Monti Colombi, ex alumna de Solórzano Barreto, recordó sus “clases difíciles”, pero más allá sus enseñanzas: “No había que pagar más por estudiar con él”, incluso, dijo que él creía que todos podían seguir el camino científico, el cual llevaba tanto al aula como en su casa, al mostrar sus colecciones.

La hija del homenajeado Diana Solórzano Pérez, apuntó que la ciencia fue su gran pasión: “Él decía que hablaba el idioma de los fósiles y tenía una gran y profunda relación con los animales, las rocas todo el medio ambiente”. Recordó su lucidez y sus colecciones de objetos que guardaba en cajas.

En un video, Solórzano Barreto subrayó: para mí no ha sido un sacrificio dedicarme a la paleontología, sino al contrario, toda una fuente inagotable de conocimientos”. Según sus palabras, conocer era una de sus metas en la vida, pero también compartirlas.

La ceremonia que duró alrededor de una hora, funcionarios universitarios, académicos, ex alumnos y familiares y miembros del Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Sociedad de Ciencias Naturales de Jalisco, montaron nueve guardias de honor y lo despidieron con aplausos y de pie en el  paraninfo. Asistieron el Vicerrector Ejecutivo, doctor Miguel Ángel Navarro Navarro y el Secretario General, maestro José Alfredo Peña Ramos, así como rectores de diversos centros universitarios.

 

Artículo anteriorComida rápida saludable
Artículo siguienteAgua no tan ligera