Riesgos en Wi-Fi públicas

380

El 76 por ciento de los mexicanos prefieren conectarse a las redes inalámbricas públicas que no requieren contraseña, y más del 75 nunca o sólo algunas veces apaga la antena Wi-Fi de su móvil. Estos datos los arroja una encuesta realizada por la División Móvil de Avast a 8 mil usuarios de este tipo de dispositivos, la cual además señala que al menos el 90 por ciento utiliza este tipo de redes una vez al mes, y más del 50 lo hace a diario o por lo menos más de una vez por semana.

El crecimiento del uso de redes públicas debe ir de la mano con el aumento de la seguridad tanto de los dispositivos móviles como en la forma de utilizarlas responsablemente.

“Una red Wi-Fi que no tiene clave de acceso sería nuestro principal foco rojo, es decir, cualquiera puede entrar a ella y en su momento podría convertirse en una especie de colector de información de lo que estemos transportando”, explica Alejandro Martínez Varela, coordinador de Diseño de la Coordinación General de Tecnologías de Información, de la Universidad de Guadalajara. Agrega que la red pública con el password abierto no nos ofrece ningún tipo de garantía de seguridad.

Ante esta situación Martínez Varela señala que es importante que aquellos que utilicen mucho los Wi-Fi públicos incrementen sus conocimientos en cuanto a las herramientas con las que pueden protegerse.

“Primero, con relación a nuestras credenciales de acceso, no hay pretexto para no instalar antivirus y actualizarlo, hay varios que son gratuitos y funcionan. Los equipos deben estar actualizados a pesar de que puede ser engorroso y tardado, sobre todo para los usuarios de móviles, sin embargo, no atender esta parte puede poner en una situación vulnerable al equipo”.

En el caso de las actualizaciones lentas, recomienda borrar las aplicaciones que no se utilicen para facilitar este proceso.

“Otras precauciones son mantener passwords que no sean fáciles de adivinar, crearlas con la combinación de letras y números, se debe observar constantemente su robustez y la periodicidad con que se deben cambiar”.

Una precaución particular para los que usan de forma cotidiana la Wi-Fi pública, advierte, es “no abusar de la red como método principal de conexión, porque si se comienza a confiar en todas las redes públicas de forma automática, pueden presentarse situaciones de vulnerabilidad importantes”.

Asimismo, los delincuentes generan redes Wi-Fi falsas y también crean copias de sitios de internet para de esta manera vulnerar el dispositivo y robar información sensible, por lo que Alejandro Martínez menciona como una de las principales recomendaciones para evitar fuga de datos, aprender a reconocer la identidad de los sitios  como una de las principales acciones de seguridad al navegar en un Wi-Fi pública o particular, de esta manera se evitará el “camuflaje de Url”.

“Particularmente lo que hay que revisar es el Certificado de seguridad, verificar hacia quién apunta y quién lo emite. Debe apuntar al portal que yo me estoy conectando, por ejemplo si yo estoy conectado a gmail y en el certificado aparece otro nombre, entonces algo anda mal y es un foco de alerta. Para saber quién lo emite dar click en el candado y aparece la pestaña Conexión, ahí se muestra el emisor del certificado, actualmente de los que tiene mejor reputación es VeriSign, pero conforme las personas vayan realizando esta prueba de seguridad irán identificando a más emisores válidos y que son reconocidos por los navegadores, además se puede encontrar información de cada uno de ellos en internet”.

Añade que puede ser tedioso lo de la verificación de los certificados, pero reitera que es necesaria porque se expone más la seguridad al utilizar una Wi-Fi pública y puede haber una mayor probabilidad de que alguien esté intentando apoderarse de nuestra información.

“Debe ser parte de nuestra disciplina el conocer cuáles son las condiciones del servicio en cualquiera de las Wi-Fi públicas para sacarles el mejor provecho y hay que leer las condiciones antes de utilizarlas”.

En este aspecto, en la Universidad de Guadalajara, se cuenta con el servicio de UdGMovil, la red Wi-Fi para la comunidad universitaria, que da un claro ejemplo al difundir sus políticas de uso, guía de acceso y su disponibilidad en el sitio www.cgti.udg.mx/udgmovil.

Artículo anteriorZAZ
Artículo siguienteSalud seguridad economía y educación