Retiran universitarios red de pesca en arrecife de coral

Con apoyo de la comunidad local y de expertos de la UdeG, el equipo pudo realizar una parte de la operación en las costas del Sur de Jalisco

813

Con el fin de retirar una red de pesca de aproximadamente 70 metros ubicada a unos ocho metros de profundidad, la cual estaba afectando el arrecife de coral, un grupo de buzos de la UdeG y algunos externos acudieron el fin de semana pasado a las costas de Tenacatita.

Pedro Chávez Gómez, estudiante de la licenciatura en Gestión y Economía Ambiental, en el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), explicó que la misión fue difícil y minuciosa para proteger el coral.

Logramos sacar 50 metros el sábado, para el domingo comenzó a formarse la tormenta tropical Elida y decidimos posponer la operación por seguridad. Lo más difícil fue adaptarnos a los lineamientos de seguridad por la pandemia que estamos viviendo, así que tuvimos que implementar la logística con base a las recomendaciones de sanidad”.

Explicó que la inmersión duró 3 horas y media, pero sumando el tiempo para preparar el equipo en superficie y el traslado fueron un total de ocho horas aproximadamente y la idea es regresar a retirar la parte faltante.

“Todavía no tenemos una fecha establecida por las condiciones climáticas. Estamos en temporada de huracanes que dificultan la operación, pero recibimos buena respuesta de la población local y esperamos con su ayuda hacerlo lo más pronto posible”.

El universitario dijo que es importante abordar la problemática de las redes fantasmas desde una perspectiva más amplia, ya que si pensamos en el costo para los pescadores de una red con estas dimensiones es de dos mil pesos aproximadamente, pero el costo de operación para extraerla por medio de buceo es de diez mil pesos por día, por lo que en la mayoría de los casos quien la introdujo al arrecife presenta poco interés por extraerla y prefiere comprar una nueva.

“Este costo de operación se incrementa según la profundidad, en inmersiones profundas puede llegar a costar 50 mil pesos por día de trabajo, esto desde la perspectiva financiera, pero si esta problemática continúa, aumentará la pérdida de valores inconmensurables que tienen los ecosistemas marinos como la protección costera ante huracanes, absorción de dióxido de carbono, refugio y protección de abundantes especies marinas, entre otros”.

Argumentó que el problema de las redes fantasmas no se resolverá únicamente sacándolas del fondo marino, porque por cada red que sacan en un día, se introducen decenas o cientos al mar.

“Debemos adoptar herramientas de pesca fabricadas con materiales alternativos al plástico como las fibras vegetales biodegradables para que el océano pueda asimilarlos rápidamente”.

En la operación participaron el capitán de la embarcación, dos personas como apoyo para subir la red, dos buzos apneístas y cuatro buzos con equipo scuba.