Reflexionar la Cristiada

779

En vísperas del 90 aniversario del inicio de la Guerra Cristera y en el marco del décimo aniversario de la apertura del Centro Universitario de los Lagos en la ciudad alteña de Lagos de Moreno, la Feria Internacional de las Humanidades y de las Ciencias Sociales, en su segunda edición celebrará estos acontecimientos en las sedes de la Casa Universitaria, el teatro José Rosas Moreno, así como en el propio centro, los días 10, 11 y 12 de marzo, con invitados, entre los que está Jean Meyer, que impartirá la conferencia magistral “La Cristiada, ¿una vendetta mexicana?”.

Acerca de los 10 años del CULagos, Aristarco Regalado, coordinador de la feria, comenta que tendrán una especie de “charla de café”, que transmitirán a manera de híbrido radiofónico-televisivo, “donde en una sala, el rector Armando Zacarías charlará con tres personajes importantes de la ciudad de Lagos y recordarán lo que ha sido y lo que ha representado en la región el centro estudiantil”.

Francisco Vega, quien donó el terreno donde se encuentra el CULagos, un reconocido artista de la región; Carlos Terrés, y Raúl Ortiz, presidente de la empresa Sigma, reflexionarán con Zacarías los objetivos que ha cumplido el Centro Universitario en la zona de los Altos Norte.

Dentro de la misma feria analizarán, como tema principal, la Guerra Cristera, que inició en 1926 en el occidente del país, y con este evento, declara Aristarco Regalado, harán el lanzamiento de un año en torno a dicho pasaje de la historia de México, en el que buscarán reflexionar y crear una memoria en diferentes poblados donde impactó. Tienen la intención, agregó, de culminar con alguna manifestación al final del año en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

“El interés que se ha visto en los jóvenes (en el tema de la Cristiada) es de mucha curiosidad por ser un acontecimiento que tuvo como corazón los Altos de Jalisco. El interés también es de las personas adultas, que quieren saber lo que se dirá sobre la Cristiada, que es un acontecimiento que ellos sí vivieron con mayor cercanía. Aquí aún hay personas mayores que participaron o que son los hijos de estas personas, que guardan el recuerdo como si ellos mismos hubieran participado. Hay quienes cuentan que se quedaron huérfanos, que perdieron patrimonio a causa de este acontecimiento y tienen en claro el papel que ellos jugaron como héroes casi anónimos, en donde ni el Estado ni la Iglesia los respaldaron y se sienten de alguna manera traicionados, y están prácticamente reviviendo el acontecimiento”.

Artículo anteriorZAZ
Artículo siguienteSalud seguridad economía y educación