Reacomodos en la economía de la región Pacífico por Covid-19

Además de la afectación debida a la interrelación productiva y comercial entre los países que la integran, la pandemia podría agudizar la guerra económica entre China y Estados Unidos

490

La pandemia del coronavirus Covid-19 afecta la producción de la región del Pacífico, donde están ubicados países como Japón, Corea y parte de China, Estados Unidos y México, además de que puede impactar las cadenas de valor, el consumo, el empleo y el nivel de pobreza, afirmó Roberto Hernández Hernández, jefe del Departamento de Estudios Internacionales, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).

El académico habló sobre los impactos económicos en la región Pacífico y dio pronósticos sobre la política exterior de Estados Unidos dentro de la misma, a raíz de la pandemia.

Explicó que en las cadenas de valor son varios los países que producen distintas partes de un bien, como es el caso de los automóviles y los electrodomésticos; siendo la industria automotriz uno de los principales motores de la economía mexicana.

“Si en una fábrica de Corea o Japón esperan una parte de la producción que se hace en China, de no haberla, pues no se puede producir”.

Las afectaciones a la industria automotriz no convienen a México, que podría, además, ver disminuida la demanda de todos sus productos en el exterior, sobre todo a Estados Unidos, ya que el 82 por ciento de las exportaciones mexicanas son hacia ese país, además de que el 50 por ciento de lo importado proviene de ese país y un 30 por ciento de China.

Aclaró que el turismo y el comercio han sido de los sectores más afectados a causa de la pandemia del Coronavirus Covid-19 y añadió que la producción de bienes ha disminuido, pero también hay un registro en el decremento de la demanda, ya que la gente compra menos productos.

“Hay artículos de primera necesidad que no dejan de ser consumidos, pero pensar en estos momentos de adquirir un automóvil o electrodoméstico es menos probable”.

industria-automotriz
La industria automotriz uno de los principales motores de la economía mexicana, de verse afectada por la interrupción de las cadenas de valores, impactaría negativamente en la economía de nuestro país. Foto: Archivo

Habría que analizar posteriormente el comportamiento de la producción en Estados Unidos, añadió, ya que una de las preocupaciones de ese país es buscar mecanismos para hacer frente al coronavirus, pero sin tener que cerrar las fábricas para que la economía no pare.

En ese contexto, conviene a México que la economía de Estados Unidos siga funcionando, aunque no al cien por ciento, en áreas fundamentales de la producción industrial y el consumo, ya que implicaría que éstas seguirían demandando productos.

Destacó que en números se espera un decremento del 2 o 4 por ciento del Producto Interno Bruto mexicano. En el caso de China, otro país ubicado en el Pacífico, la disminución que se espera es de un 2 al 6 por ciento.

Estados Unidos podría tener un decrecimiento en su Producto Interno Bruto que oscilar entre el 2 y el 8 por ciento en este año, lo que constituye un golpe para la economía mundial, ya que el vecino del norte produce el 24 por ciento del Producto Bruto Mundial o riqueza mundial. Es la nación que produce más bienes, le sigue China, con el 16 por ciento y Japón, 6 por ciento.

En ese contexto, la economía mundial podría decrecer desde un dos hasta un cinco por ciento, dependiendo del impacto que tenga el coronavirus, y podría registrarse un empobrecimiento de los sectores más vulnerables.

“Hay países como Japón que tienen seguros sociales para apoyar al desempleo, y entonces la repercusión en la pobreza será menor, pero en países como México, donde muchos que no salen a trabajar, no comen, se podría ver más afectado”.

Los gobiernos tendrán que buscar mecanismos para amortiguar los impactos. Una de las opciones que tienen es el endeudamiento para apoyar la economía.

La política exterior de EU en Asia Pacífico

El académico destacó que en materia de política exterior, no se perciben grandes cambios en la estrategia de Estados Unidos, que tiene como mira contener el crecimiento económico de China y aislarla, ya que teme que ese país se convierta en nuevo líder mundial.

“Si China sale mejor librada del coronavirus, reforzará su economía y más miedo tendrá Estados Unidos”.

Explicó que Estados Unidos teme el crecimiento de China, que está invirtiendo también en armamentos, aunque su inversión representa la tercera parte de lo que gasta el primer país.

Estados Unidos impulsa una política donde trata de contener a China a través de alianzas e insistiendo a los países de Asia, a través de organismos multilaterales, de que China es un peligro, con el fin de no perder la supremacía mundial a nivel estratégico militar y perder zonas de influencia.