Raza o género

373
ORANGEBURG, SC - APRIL 26: Democratic presidential candidates U.S. Sen. Barack Obama (D-IL) (L) and U.S. Sen. Hillary Clinton (D-NY) (R) talk prior to the first debate of the 2008 presidential campaign April 26, 2007 at South Carolina State University in Orangeburg, South Carolina. The debate, featuring eight Democratic presidential candidates, comes 263 days before the first ballot will be cast in the Iowa caucus next January. (Photo by Win McNamee/Getty Images)

”It’s the economy, stupid”. Esa muletilla de 1992, llevó a Bill Clinton a ganar la presidencia de Estados Unidos… Ahora su esposa, Hillary, quien aspira obtener la candidatura por el partido Demócrata, la ha resucitado. Su oponente es Barack Obama, hijo de un matrimonio interracial y con parientes africanos vivos. Hillary le habla a los afroamericanos y Obama a las mujeres.
La contienda del lado demócrata resulta tan cerrada que no se ha definido. Son candidatos sui géneris, por lo que independientemente de quién gane, la elección será histórica y permitirá ver en competencia por la Casa Blanca a una mujer o a un hombre que representa una minoría.
La moneda está en el aire, pero de ambos lados lleva la imagen del cambio. Demócratas y Republicanos han sostenido esa bandera como una de sus principales propuestas, “porque si hay algo en que se coincide, es que el pueblo estadounidense busca un cambio: un deslinde con el período inmediato anterior”, advierte Jorge Hernández Velásquez, Coordinador de la carrera en Estudios Internacionales de la Universidad de Guadalajara.
Añade que de poner la situación en una balanza, sería más fácil que se votara por un afroamericano, aún cuando Hillary ha manejado en su campaña la cuestión de que las mujeres obtuvieron primero derecho al voto y esa clase de elementos.
Hernández Velásquez sostiene que es de esperar que los más liberales elijan a Hillary, porque además esa ha sido la orientación que ha tomado ella, incluso con propuestas controversiales como el aborto. En tanto que los jóvenes, que ocupan un sector muy importante, se inclinarían por Obama.
Algo inesperado sería que si no se define en esta próxima elección, por ejemplo en Texas, lo que tiene que ver con el demócrata, los delegados no comprometidos que asistan a la Convención general acabarán por nominar a Hillary, a quien por cierto se considera sería difícil verla como vicepresidenta, aunque no se descarta una jugada habilidosa de su parte. De cualquier manera, “creo que las sorpresas, si se les quiere llamar así, tienen que ver más con las fórmulas.
Yo vería como algo muy lógico el hecho de que ya sea Hillary u Obama, el candidato en la fórmula fuera alguien de experiencia, sobre todo en la parte de seguridad nacional, porque es el punto más alto que tiene el candidato republicano, McCain”.
Según las últimas encuestas, quien podría ganarle al republicano sería Obama, empero, Hillary tiene la ventaja del aparato del partido y si se considera que hay algunos delegados que no tienen comprometido su voto, así como el peso del apellido Clinton, la tendencia podría cambiar.

Mensajes
De ganar Hillary, se expondría la gran importancia que tiene el sector femenino. Ver a una mujer con participación política, sería un mensaje general que se lanzaría al mundo en el sentido de un mayor protagonismo y ahora en un rol que no han explotado suficientemente: el político.
Del lado de Obama, se hablaría de una minoría que tiene la posibilidad de llegar a la presidencia; el mensaje sería que Estados Unidos es realmente un país tan democrático en el que incluso las minorías pueden aspirar a ésta.