Por lo pasillos de la FIL, com más espacio y seguridad

Realizaron el recorrido inaugural en Expo Guadalajara, donde para esta edición se redujo el número de editoriales y se incrementaron las medidas sanitarias. Terminó en el Pabellón de Perú, donde se ofertan actividades y 25 mil ejemplares de 700 libros

527
Foto: Fernanda Velázquez

Dos años tuvieron que pasar para que la comunidad lectora se reencontrara con los libros y la literatura; para recorrer los pasillos de Expo Guadalajara, sede de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara y conocer los miles de títulos que año con año se exponen.

Hoy los pasillos son más amplios y el número de editoriales se redujo por circunstancias como los cierres de fronteras y una cantidad menor de stands comparado con la de ediciones anteriores.

Durante el recorrido inaugural, encabezado por el Presidente de la FIL, Raúl Padilla López y acompañado por autoridades universitarias e invitados especiales, la Directora de la FIL, Marisol Schulz Manaut, comentó que para esta edición los pasillos son más amplios para seguridad de las y los visitantes y mantener la sana distancia.

“Contamos con la participación de 60 por ciento de las editoriales que estuvieron en 2019. La pandemia afectó a editoriales nacionales y extranjeras. Los pasillos son mucho más amplios, hemos tenido que hacer un ajuste para evitar la aglomeración de personas”, informó.

Foto: Fernanda Velázquez

Durante el recorrido visitaron los espacios Infantil, Nacional, de universidades, así como el Área Internacional, que en este año cuenta con la presencia de 37 países.

Él Área Internacional normalmente cuenta con mayor representación. Ha impactado la pandemia porque muchos países, por el cierre de fronteras, no pudieron venir o no apartaron a tiempo sus lugares. Tenemos presencia de Brasil, Guatemala, Colombia, Alemania y España, entre otros”, dijo.

El recorrido culminó en el Pabellón de Perú, país invitado de honor, que presenta una muestra del bagaje literario de esa nación y que durante los nueve días de la feria llevará a cabo diversas actividades.

Foto: Fernanda Velázquez

Sacralidad inca, la inspiración en el Pabellón de Perú

TEXTO: IVÁN SERRANO

De Cuzco, la capital del Imperio Inca, todo partía. Como si se tratara de un polo donde convergen todos los meridianos, decenas de líneas imaginarias nacían del antiguo templo de Coricancha para conectar todo lo que se consideraba sagrado a lo largo del Tehuantinsuyo, el territorio del imperio.

Dichas líneas sacras, conocidas como ceques, fueron la inspiración para crear el Pabellón de Perú.

“Este pabellón fue construido en torno a un punto central, a partir de éste se forman círculos concéntricos que abarcan el recinto; así funcionaban los ceques andinos”, declaró la Ministra de Cultura de Perú, Gisela Ortiz Perea.

Foto: Gustavo Alfonzo

“Este sistema central de cohesión, en el que nos hemos inspirado, refuerza el lema de nuestro país, ‘Perú, historias que nos conectan’”.

Esta idea de conectar lo sagrado de la cultura inca se traslapa a conectar la cultura entre México y Perú, así como con el público asistente a la feria.

Cada línea en el suelo contiene frases de autoras y autores peruanos; éstas conducen a los distintos espacios del pabellón, como la librería, que cuenta con una oferta de 25 mil ejemplares, de 700 títulos, de más de 110 editoriales, de las 24 regiones peruanas.

Foto: Iván Lara

La ministra añadió que la frase “Perú, historias que nos conectan” se podrá leer en seis de las 48 lenguas originarias peruanas, en las columnas del pabellón.

“Este pabellón condensa y refleja la diversidad de sus propuestas; en todos los espacios de la feria la presencia de Perú ya se siente y trae la calidez de una nación hermana”, expresó la Directora General de la FIL, Marisol Schulz Manaut.

Otros espacios son el auditorio del Pabellón de Perú, donde habrá charlas y presentaciones de oferta cultural. Así como la exhibición y venta de arte tradicional peruano: Ruraq Maqui, con la participación de cinco artistas tradicionales. También hay un espacio dedicado a negocios.

Foto: Iván Lara

La exposición literaria La vida sin plazos: escritoras en la ciudad de los 90, fue montada en coordinación con la Casa de la Literatura Peruana, que propone un recorrido de 1988 a 1999 por las voces de mujeres que incidieron en la vida social y cultural del país.

El programa literario de Perú consta de 65 mesas redondas, conferencias, conversatorios y recitales que se realizan tanto en el auditorio del pabellón peruano, como en el salón 1 de Expo Guadalajara.

Al finalizar la inauguración del Pabellón de Perú, compartió un poco de su repertorio la banda de música afroperuana Novalima, que se presentará esta noche en el Foro FIL.