Políticas y derechos ciudadanos protagonistas en el cuarto día de FIL Pensamiento

Foro como el de la OCDE y mesas en que participaron figuras de la talla del ex presidente de España José Luis Rodríguez Zapatero y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, se discutió acerca de neoliberalismo, democracia, libertad y cobertura educativa

689
Foto: Abraham Aréchiga

Dialogan sobre neoliberalismo 

El problema principal de este país no es la corrupción, no es que falte Estado de derecho; sí, ésos son importantes; pero el problema fundamental es que las reglas del juego están hechas en beneficio de unos pocos y en detrimento del resto, afirmó la columnista del diario El País y colaboradora de Expansión política, Viri Ríos.

Ríos participó en FIL Pensamiento, “Hacia un orden posneoliberal: un diálogo constructivo”, donde dijo que “no podemos esperar, porque nunca ha pasado históricamente que las élites concedan sus pérdidas. A las élites hay que llamarlas a cuentas, y hay que saber decirles: ‘Cuenta tus pérdidas porque ya llegaron’, y ese clamor debe venir de las clases medias”, dijo.

En ese sentido, Ríos abogó por el diálogo con la finalidad de encontrar una salida con mayor ambición y más imaginación. Sin embargo, ella no cree que el diálogo por sí solo va a llevar a una mayor justicia. Los trabajadores no van a tener mejores salarios cuando dialoguen con sus jefes, sino cuando tengan el poder de reclamar su justa parte de la utilidad.


Foro OCDE

En Chiapas, Oaxaca y Guerrero solamente dos de cada diez jóvenes pueden estudiar educación superior, y en Jalisco son casi cuatro de cada diez, afirmó Carmen Enedina Rodríguez Armenta, directora general de Educación Universitaria Intercultural, de la Secretaría de Educación Pública, durante el Foro OCDE, “Construyendo una recuperación resiliente frente a la pandemia COVID-19”.

Destacó que la gobernanza tiene que abarcar las diferencias que hay en el país y que una nueva gobernanza implica ver a aquellos que no tuvieron capacidad ni económica, ni social de poder asistir a la escuela sin necesidad de trabajar.

El Coordinador General Académico y de Innovación de la UdeG, Carlos Iván Moreno Arellano, sobre las brechas y las desigualdades en el ámbito de educación superior, dijo que en un periodo de 50 años, de 1970 a 2020, América Latina pasó en cobertura de educación superior de 7 por ciento a 52 por ciento, en promedio. Sin embargo, la brecha en innovación y productividad no sólo se ha mantenido, sino que ha aumentado. Las patentes, por ejemplo, hace 50 años en América Latina están estancadas o se han reducido.

La Directora del Centro de Habilidades de la OCDE, El Iza Mohamedou, destacó la necesidad de una nueva coordinación intergubernamental en México, tanto horizontal como vertical y una coordinación con las partes interesadas; y habló de la importancia de contar con sistemas de información modernos y eficientes porque el acceso a la información y el uso de ésta es útil en el diseño de las políticas.

Foto: Abraham Aréchiga

“La encrucijada de México: populismo, neoliberalismo o democracia”

Los gobiernos actuales ofrecen a sus ciudadanos proyectos políticos distintos e irreconciliables: la democracia liberal, el neoliberalismo y el populismo. Frente a la intersección de ideas políticas contradictorias y gastadas, la ciudadanía todavía puede elegir la libertad y la solidaridad para construir una nueva democracia.

Se trata de la propuesta que escribe en su libro La encrucijada de México: populismo, neoliberalismo o democracia el vicerrector ejecutivo de la Universidad de Guadalajara, Héctor Raúl Solís Gadea, bajo el sello de Pollo Blanco Editorial y Solivagus.

“Lo que intenta hacer este ensayo es abrir el camino a la democracia: dejar de ensayar cosas que ya no funcionan, asumir el fin de las ilusiones y panaceas. Ya no hay líderes que van a solucionar nuestros problemas ni partidos ni fórmulas metafísicas o el uso de conceptos como ‘pueblo’”, explicó el autor.

Solís Gadea compartió que escribió el libro desde el terror que le produce el totalitarismo y el autoritarismo como anulación de la democracia, y bajo esa convicción, “desde la alerta frente al engaño hasta la aspiración a construir una sociedad de libertad y de solidaridad, pero una sociedad que sea reflejo de lo que nosotros hagamos”.

Foto: Iván Lara

“Igualdad frente a libertad, libertad frente a igualdad ¿es posible resolver la tensión perenne?”

Mientras México no tenga un sistema político que genere diálogo y acuerdos no podrá tener un verdadero sistema democrático, afirmó el político de izquierda Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Tenemos una vía política que está centrada en la confrontación, la oposición es todo contra el presidente sin buscar el diálogo, ni conocer los puntos de vista de quienes están enfrentados por distintas razones, no tenemos propuestas e intenciones de acercamiento para buscar cómo resolver los problemas”, señaló.

El ex candidato presidencial y líder político señaló que la paz interna no llegará al país si no se garantizan derechos básicos como la seguridad para todos los ciudadanos y recordó que desde hace al menos dos décadas se han implementado políticas públicas en este sentido que no han dado los resultados esperados.

Foto: Gustavo Alfonzo

En la mesa también participó el ex presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, quien aseguró que la integración de América Latina puede ser una vía para lograr la consolidación de la economía de los países de la región que les permitan un crecimiento en todos los ámbitos.

Afirmó que la libertad y los derechos fundamentales son la “precondición de la igualdad” y señaló que uno de los problemas de la democracia es que las sociedades son cada vez más exigentes y críticas apoyadas con la información que le dan las plataformas tecnológicas y las redes sociales.

“Tenemos un régimen, antes era una democracia de opinión pública con los medios de comunicación como representantes, hoy tenemos un sistema de opinión pública directa porque los ciudadanos la ejercen directamente y eso la democracia aún no lo ha teorizado”, expresó.


“Las posibilidades de la socialdemocracia”

Las democracias del mundo enfrentan tres desafíos: las transiciones democráticas, la globalización y la masificación de la tecnología, que plantean riesgos como la desinformación, la polarización e intolerancia, y las profundas desigualdades sociales. Ante este escenario, la socialdemocracia resulta una posibilidad para la garantía de los derechos sociales, la vieja promesa de la democracia.

El expresidente del gobierno de España y exsecretario del Partido Socialista Obrero Español, José Luis Rodríguez Zapatero, y Lorenzo Córdova Vianello, Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), discutieron sobre este paradigma político en la mesa “Las posibilidades de la socialdemocracia”.

Foto: Gustavo Alonzo

Rodríguez Zapatero definió a la socialdemocracia como “un republicanismo social avanzado, que profundiza en todas las condiciones para enfrentar la no dominación y la no discriminación de las personas”.

Esta forma de hacer política busca la protección de todas las personas por la condición de ser ciudadanas y ciudadanos “desde la cuna a la tumba”, aunque, precisó, exige el consenso democrático y plural “desde la distribución de la pobreza, que requiere de un pacto entre las élites, de las élites con la sociedad y con las fuentes de trabajo”.

Córdova Vianello definió, a su vez, a la socialdemocracia “como una política fundada en el efectivo respeto de los derechos y libertades, y en la satisfacción de las necesidades básicas” como alimentación, vivienda, educación, salud, trabajo, cultura, de manera plena y universal.