Plataformas políticas sin políticas

362

Las plataformas electorales son elaboradas con la escasa o nula participación de todos los militantes de los partidos políticos y de la ciudadanía en general. No hay foros de consulta que permitan realmente a los mexicanos expresarse para contribuir a su elaboración, afirmó Andrés Valdez Cepeda, profesor investigador del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).
“Las plataformas electorales de los partidos políticos son papel mojado; las contiendas electorales, un asunto de mensajes más que de ideas. Veo, además, en los electores poco interés por las plataformas, pero veo aún menos interés en los partidos políticos por darlas a conocer de manera exhaustiva”, agregó Clemente Castañeda Hoeflich, especialista en ciencias políticas y académico del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).
El proceso de conformación de las plataformas es distinto en los partidos políticos. Cada uno tiene su propia dinámica interna para tal objetivo, pero el PAN, PRI y PRD coinciden en que este proceso es un asunto secundario. Ninguno le da la importancia, ni el tiempo que debiera. Para ellos hay otros temas más importantes como la elección de candidatos, por lo menos es lo que dan a entender.
Por lo general los partidos encargan la redacción a pequeños grupos de expertos, líderes o militantes partidistas. No es producto de una discusión amplia, deliberativa y participativa. Son grupitos de dos, tres o hasta cinco personas las que se dedican a ello. Los procedimientos deberían ser al revés. Los ciudadanos son los que deberían externar sus inquietudes y propuestas y los políticos comprometerse a emprender acciones para resolver los problemas, fomentar una mayor sustentabilidad, eliminar la corrupción, la alta inseguridad, crisis económica, etcétera, continuó Andrés Valdez.
Muchas veces las plataformas son elaboradas en escritorios o en cubículos. Entonces no necesariamente recogen o responden a los problemas cotidianos y reales que vive la sociedad.
“Las plataformas es un requisito que impone la legislación electoral y los partidos lo que intentan es darle trámite de una manera rápida, sin discusión previa, como debería de hacerse en términos democráticos”, señaló Castañeda Hoeflich.
“En general, los partidos políticos han dejado de ser espacios de discusión de ideas, lo que ellos privilegian son los procedimientos para dirimir intereses en pugna y no privilegian los procesos de discusión sobre los proyectos del gobierno”, dijo.

Al interior del partido
La convocatoria para elaborar la plataforma es al interior del partido. No la hacen extensiva a especialistas externos al partido para que la enriquezcan con sus perspectivas. “Algunos la encargan, incluso, a consultores”, señaló Valdez Zepeda.
Valdez Zepeda, especialista en mercadotecnia política y autor de los libros El arte de ganar elecciones y Estrategia total para campañas electorales, explicó que las plataformas se registran cuando los partidos políticos tienen candidatos y ya han concluido sus procesos de elección interna.
Las plataformas son las propuestas electorales que hacen los partidos políticos. En ellos condesan los programas que piensan emprender, lo que quieren hacer por el país si llegan al poder. Los partidos están obligados a presentarlos y registrarlos ante los órganos electorales competentes: El IFE a nivel nacional y en el caso de Jalisco, el nuevo Consejo General del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana.
Cierto que los partidos políticos toman en cuenta algunas encuestas para detectar problemas y aspiraciones de los electores, pero éstos constituyen estudios muy limitados de tipo cuantitativo que no profundizan, no van más allá. Sólo tratan de medir las inquietudes.
Un sistema plural y representativo reclama una mayor participación tanto de la sociedad como de los militantes de los partidos. Muchas veces la aprobación de la plataforma electoral es un rito protocolario. En el sentido que convocan a las bases a una asamblea, y éstas tienen que apoyar. A veces las plataformas son incluidas dentro de los asuntos generales, entonces no hay participación, la propuesta es incompleta e insensible hacia los problemas y reales necesidades que vive el ciudadano.

El caso gringo
En Estados Unidos, en cambio, las convenciones de los Demócratas y Republicanos involucran en la discusión de las plataformas electorales a delegados de todo el país. “Ese proceso está presidido por una discusión local muy intensa. La discusión en torno a la plataforma ideológica y programática es un asunto muy importante para las dos convenciones”, describió Castañeda Hoeflich.
“Para los partidos políticos norteamericanos es muy claro cuál es su agenda en temas relevantes para la política doméstica como para la internacional. Eso le permite al elector tomar posición sobre ciertos temas. Existe mucha claridad por parte de los partidos en torno a los proyectos”.

Artículo anteriorDavid Izazaga
Artículo siguienteTransporte Selectivo