Patricia Aridjis

1314

Tras dar una charla para los estudiantes de fotografía en la Escuela de Artes Plásticas, Patricia Aridjis miraba las paredes de Casa Escorza con absoluta tranquilidad, mientras las preparaban para montar sus piezas. Ni el arriesgado color naranja de los muros, ni la falta de desayuno en la hora sin sombra le causaban el más mínimo sobresalto. Pero mejor caminamos media cuadra para comer unas crepas. Mientras observa la ciudad y se asombra de los precios, señala que la gente aquí “es bonita”. Es parte de su trabajo, y es su pasión: observar a la gente, retratar sus vidas. Desde 1992 se dedica profesionalmente al fotoperiodismo, y justo el año pasado ganó el Premio de Periodismo Cultural Fernando Benítez por la serie que estará exhibida en Casa Escorza; “Enfermedad, detrás de cada flor”.

Flores
Este trabajo lo hice en Villa Hidalgo (un municipio del Estado de México), que es el mayor productor de flores del país. El problema de este lugar es que utilizan pesticidas muy agresivos, que incluso están prohibidos en otros países, y los trabajadores no se protegen: están cultivando sin guantes, sin mascarillas, sin overoles… y lo peor es que participa toda la familia, también los niños. Es muy notoria la presencia de gente con malformaciones: personas que nacen con síndrome de Down, sin una pierna o un brazo, como Lidia, o como el caso de Sebastián, que tiene hidrocefalia. Además de muchos problemas de infertilidad, pues está comprobado que esas sustancias alteran el ADN de las personas cuando se usan continuamente.

Salud y ambiente
Me empecé a interesar mucho en el tema porque cuando trabajaba en la revista de El Universal me tocó ir al norte del país para cubrir el caso de un tiradero de desechos tóxicos, que está junto a una colonia. Me preocupa el deterioro ambiental, pero sobre todo me interesa la gente, sus efectos en la salud, cómo esto afecta la calidad de vida de las personas. De ahí salió la idea de esta serie, ya que al meterme en esos temas empezó a surgir gente que me dice de lugares donde hay esta situación. Ahora planeo ir a Chiapas, donde se riega fertilizante con avionetas sin importar si hay pobladores; y a Tabasco, donde hay pescadores que sacan peces de lugares prohibidos a causa de que están contaminados con petróleo, y lo peor es que lo venden y se los comen.

Periodismo cultural
Mi aspiración como fotoperiodista es hacer visible lo invisible; darle profundidad y cercanía. Si una de mis imágenes logra conmover, me doy por bien servida; eso para mí es mucho. Por eso mis temas son más bien sociales, pero lo metí al premio puesto que, aunque existe la polémica sobre el tema, a final de cuentas todo es una manifestación cultural, todo es humano. Y si miras los trabajos que han ganado anteriormente también son más bien de corte social.

Retrato
Es mi formato favorito. Me parece muy lúdico y al mismo tiempo todo un reto, porque es un trabajo en conjunto, de los dos lados de la cámara, que documenta a las dos partes. Tiene que ver con la empatía, con que la gente quiera participar conmigo, lo que quieren que se diga de ellos y lo que yo misma quiero decir de ellos. Es un acto liberador tanto para el que fotografía como para el que es fotografiado. Además es muy útil para cualquier tipo de fotografía que quieras tomar: desde el fotoperiodismo hasta la de sociales, la documental o la de moda, es fundamental siempre.

Artículo anteriorAxel Medellín Machain
Artículo siguienteLas pilas un peligro olvidado