Pacientes de cuatro patas

693

Al menos 30 consultas diarias y más de 60 cirugías han sido realizadas tan sólo en el mes de enero, en el Hospital Veterinario de Mascotas, de la Universidad de Guadalajara, dedicado a las pequeñas especies, como perros y gatos.

Esta clínica cuenta con cuatro consultorios y dos quirófanos equipados con tecnología avanzada, que permite al personal médico veterinario efectuar cirugías que van desde una simple esterilización hasta extirpaciones tumorales, así como operaciones ortopédicas por lesiones causadas por atropellamientos.

Además cuenta con un área de hospitalización donde ofrecen cuidados postoperatorios a las mascotas que así lo requieren.

A decir de su coordinador, Mario Alberto López Amezcua, no existe otro espacio similar en cuanto a infraestructura en todo el estado de Jalisco, y sólo se compara con el hospital de la UNAM y  una clínica en Pachuca.

“Cuando se proyectó hace cuatro años, era el más grande de Latinoamérica. Hemos tenido la visita de doctores de otras partes del mundo, como España y Argentina, que se han quedado sorprendidos por el tamaño de nuestro hospital”.

El objetivo del nosocomio, añadió López Amezcua, es brindar servicio a toda la comunidad, incluyendo a aquellas personas que difícilmente pueden pagar una consulta con un veterinario particular, por lo que las que ofrece tienen un costo de 50 pesos.

“No se trata de una competencia desleal al resto de consultorios, sino que la Universidad de Guadalajara ofrece servicios que son económicos, sobre todo para la gente que no tiene la capacidad de pagar”.

De acuerdo con el coordinador, aunque la clínica opera con algunas carencias, se ha posicionado como un referente en la zona metropolitana.

“Somos también un centro de referencia. Hay algunas clínicas que no cuentan con infraestructura y no tienen el equipamiento. Simplemente por el conocimiento y la experiencia que tienen nuestros médicos, somos una opción”.

Otra función es la de la enseñanza, pues se trata de un hospital escuela que brinda la oportunidad de aprender a practicantes y prestadores de servicio social de la licenciatura en Medicina veterinaria que ofrece el Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, al que el hospital está adscrito.

Los alumnos que apoyan en las actividades de la clínica adquieren conocimientos para luego emprender su propio negocio, comentó Alberto Amezcua, ya que ahora en México la gente tiene más conciencia con respecto al trato que debe dar a sus mascotas.

“Ya no es el perrito aquel que tenían en el traspatio o en la azotea. Ahora forman parte del núcleo familiar. Ahora son casi vistos como los propios hijos, y los cuidados son mayores, sobre todo en prevención. Esto ha generado una oportunidad importante para quien va a egresar”.

En agosto de 2014 fue inaugurada la clínica. Hasta entonces los servicios médicos veterinarios eran prestados sólo en el hospital con sede en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS). Al abrir estas instalaciones, el personal se dividió y ambos sanatorios están en operación.

El hospital cuenta también con un área de atención a mascotas exóticas, como reptiles o aves.

 

El Hospital Veterinario de Mascotas opera de lunes a viernes, de 8:00 a 20:00 horas y está ubicado en
Avenida Prolongación Parres Arias 735, fraccionamiento Centinela.
Costo por consulta: 50 pesos