Operan tumores cerebrales sin afectar funciones de lenguaje y movilidad

En el Servicio de Neurocirugía Adultos del HCG en la actualidad intervienen áreas del cerebro que se consideraban no operables, sin que los pacientes corran el riesgo de quedar con un déficit neurológico

1186

La operación de tumores cerebrales sin afectar a las áreas funcionales importantes del cerebro es posible desde hace dos años en el Hospital Civil de Guadalajara Fray Antonio Alcalde, lo que ha redituado en una mejor calidad de vida de los pacientes.

De acuerdo con Santiago Núñez Velasco, jefe del servicio de Neurocirugía y coordinador del programa de Neurocirugía Funcional Tumoral, se han tratado 50 pacientes. En promedio se han atendido dos pacientes por mes.

Este tipo de operaciones es para los pacientes que tienen un tumor cerca de alguna área cerebral con funciones importantes, como las relacionadas con el movimiento y el lenguaje. El trabajar sobre esas áreas para retirar el tumor con métodos convencionales puede dejar al paciente con un problema permanente, como quedar sin habla o no poder mover la mitad de su cuerpo.

“Anteriormente eran áreas del cerebro que se consideraban no operables, y si se operaban los pacientes corrían el riesgo de quedar con un déficit neurológico, y esta técnica se utiliza para que podamos identificar de manera correcta esas áreas, y entonces se puede quitar el tumor completo, o la mayor parte, sin que el paciente salga con algún problema, y después reinstalarlo a sus actividades a muy corto plazo».

«De hecho, nuestros pacientes con esta técnica tienen una menor estancia hospitalaria y regresan a sus actividades laborales o vida normal en menos de un mes”.

En el HCG, el paciente es despertado durante la cirugía con una técnica anestésica especial. El hospital cuenta con una neuroanestesióloga entrenada y una neuropsicóloga. A la persona se le pide que realice distintas pruebas, mientras que el cirujano le aplica una corriente eléctrica en el cerebro con un aparato especial para simular una lesión. Si el paciente deja de hacer la función que le solicita la neuropsicóloga, el cirujano sabe que debe ser cuidadoso con dicha zona cerebral. De esa manera, con una realimentación en tiempo real, el cirujano puede saber qué zonas del cerebro controlan las funciones y respetarlas.

“El protocolo que nosotros utilizamos es el utilizado en los mejores centros del mundo”.

A más del ochenta por ciento de los casos les podemos quitar todo el tumor. Los demás entran a un protocolo para tratar el tumor residual con quimioterapia y radioterapia”, explicó el especialista.

Los tumores cerebrales pueden volver a recurrir en ocho años. La proyección estadística es que los pacientes podrían tener un promedio de sobrevida entre quince y veinte años en el primer mundo. Actualmente diez o doce años es muy positivo.

Este tipo de procedimientos para tumores cerebrales son realizados en el Servicio de Neurocirugía Adultos. Para ello es necesario que la persona acuda a Consulta Externa, y de ahí se deriva a Neurocirugía. Si el paciente es candidato para el protocolo y completa las pruebas necesarias, es operado.