Mejorar la actitud hacia las matemáticas

427

Estudiar una ingeniería implica el reto de enfrentar las matemáticas. El director de la División de Estudios Científicos y Tecnológicos, del Centro Universitario de los Valles (CUValles), José Guadalupe Rosas Elguera, señala que aunque no hay un estimado real de cuántos alumnos de ingeniería desertan por la dificultad que les representa esa asignatura, es notorio que las matemáticas son la causa del mayor índice de reprobación.

Ante dicho problema, en el CUValles formaron un comité académico que, con apoyo económico de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), trabaja en el diseño e implementación de un programa para abatir la deserción y reprobación en las ingenierías. “Buscamos alternativas para abordar el aprendizaje y sus debilidades”, afirma el director.

El programa, que comienza a ser implementado este ciclo escolar con acciones diversas, será aplicado en tres momentos del transitar estudiantil: desde los últimos ciclos escolares de preparatoria; durante los primeros dos semestres de la carrera, para mejorar la aplicación de las herramientas lógico-matemáticas útiles para toda la vida, y como seguimiento, a manera de asesorías en el resto de la carrera, para garantizar el aprovechamiento de los aprendizajes dados en el transcurrir de la educación superior.

Acciones para todo momento
Con la Escuela Preparatoria Regional de Ameca existe un convenio de colaboración para intervenir con estudiantes y profesores y acortar las brechas entre lo aprendido en prepa y lo necesario para el nivel superior. El trabajo con los académicos ha comenzado con capacitaciones conjuntas con los profesores del CUValles para el uso de herramientas innovadoras en el aula.

El avance más significativo del programa contra la deserción y reprobación en matemáticas, fue implementado al inicio del actual ciclo escolar, con el trabajo intensivo y de tiempo completo con los estudiantes de primer ingreso a las ingenierías, durante dos semanas.

“A través de seminarios, investigadores compartieron con los jóvenes el impacto de las matemáticas en las áreas profesionales. Participaron expertos en nanociencias, electrónica, computación”, afirma Rosas Elguera, y agrega que además, a manera de talleres, introdujeron a los estudiantes en el uso y aprovechamiento de herramientas tecnológicas y plataformas de acceso libre en internet que refuerzan lo que ven en el aula.

También presentaron diferentes videos educativos, producidos en el centro universitario con el fin de abonar a la implementación del tercer momento del programa descrito, que considera la consolidación de un centro de atención a estudiantes “para apoyar de manera personalizada a aquellos que han logrado avanzar en su carrera, pero tienen carencias en las bases. Tendrán asesores y estudiantes destacados para apoyar a los compañeros que tienen dificultades”, asevera el académico.