Macrobús un paso importante para la movilidad

50
090112 ciudad y region fotos del nuevo Macrubus, transporte urbano de pasajeros que pronto comnzara sus actividades en la ciudad. foto giorgio viera. foto giorgio viera.

En ciudades como Tokio, Madrid, Berlín, París y Londres, la gente no se preocupa por el transporte público. Va hacia una esquina, se hunde en el pavimento y se encuentra con una línea del Metro que lo llevará a su destino.
En Guadalajara, hay que esperar al autobús hasta media hora bajo el sol, correr tras él y para mala fortuna no encontrar asiento, además olvidarse de salir a altas horas de la noche porque el último circula a las 23 horas, como si la vida terminara a esa hora.
En Jalisco, el Macrobús que circulará en la Calzada Independencia es un avance más en la movilidad de la ciudad. Es un proyecto que urgía implementar, ya que desde hace años no se habían realizado obras para el transporte masivo, dijo José de Jesús Arreola Chávez, profesor investigador adscrito al Departamento de urbanística del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño.
Hace 20 años, cuando gobernaba Enrique ílvarez del Castillo, se inauguró la primera línea de tren ligero. “Esto representó un comienzo importante para resolver el problema a fondo del transporte masivo”. La segunda línea fue terminada en 1994 en tiempos de Carlos Rivera Aceves.
Con Alberto Cárdenas, Francisco Ramírez Acuña y Gerardo Octavio Solís, se hizo muy poco, sólo proyectos de movilidad orientados al transporte privado, al uso del automóvil y dejaron en el olvido a ciclistas, peatones y a quienes usan autobuses. “Dejaron prácticamente por más de 10 años olvidadas las obras para el transporte masivo para Guadalajara”, comentó Arreola Chávez.
“Pensar sólo en los automóviles es una solución totalmente irracional, porque los autos usan de forma indiscriminada el espacio, consumen mucha energía y transportan en promedio a 1.4 pasajeros, cuando una unidad de transporte público mueve de 80 a 100 personas, indicó el también miembro fundador de la Sociedad Mexicana de Estudios de la Ciudad, del Territorio y la Sustentabilidad.
Esta administración retomó el tema en materia de transporte público y movilidad no motorizada, que significará la implementación de ciclovías y espacios públicos. Si se logran realizar estas acciones, Jalisco logrará no sólo apoyar al transporte privado. “El reto es darle continuidad a los proyectos de movilidad y que no se deje en el olvido. Me parece una buena acción el desarrollo del Macrobús que contará con líneas alimentadoras y sustituirá a las rutas que transitaban por la Calzada Independencia”.
Para el experto, la estructura del Macrobús es correcta y ergonómica, sin embargo, en su diseño hizo falta relacionarlo con el contexto urbano, es decir, mejorar los puntos de vinculación con las personas. Faltó mejorar las paradas y el área de acceso desde las banquetas. “Hubieran buscado espacios más abiertos, que se contextualizara con plazas, integrar una red de circulación peatonal desde los diferentes espacios donde se mueven las personas”.
Las obras para la construcción del Macrobús comenzaron hace un año y han causado malestar entre la población. Los más afectados son los peatones que andan entre la tierra, esquivando hoyos, corriendo para cruzar la calle, toreando a los automotores, esperando más de 30 minutos el camión. Mientras que los automotores van a vuelta de rueda, a causa del cuello de botella que generó la reducción de seis a cuatro carriles.
No sólo eso, han violado las normas oficiales para el paso de vehículos, ya que cada carril quedó con un espacio de 2.7 metros, cuando el reglamento de zonificación requiere de espacios de 3.6 metros de ancho en el carril donde circula transporte pesado y de tres metros como mínimo para el resto de los automóviles.
El Organismo Coordinador de la Operación Integral del Transporte (OCOIT), que realizó el proyecto del Macrobús aseguró tomaran parte de las banquetas para dejar carriles de más de tres metros.
Para la gente que usa autobús por la Calzada, las obras de Macrobús han sido lentas y muy conflictivas para la circulación, pero creen que será una buena solución a futuro. Para los automovilistas, en cambio, son un problema; para los agentes viales un dolor de cabeza y mentadas de madre; para los comerciantes baja en sus ventas; para los constructores más trabajo; sin embargo, para todos el Macrobús resulta una esperanza para mejorar la movilidad en la ciudad.