Luis Ignacio Gómez Arriola

438

Recibir este Premio Jalisco es significativo, porque es la primera vez que se reconoce el área de conservación del patrimonio, casi siempre se lo dan a artistas; esta área ha sido el patito feo, ya que siempre somos los malos de la película: los que no damos permisos para que tumben edificios, los decimos que no se puede, cuando los especuladores inmobiliarios quieren que sí se pueda.

Es un gran logro para todo el gremio. Hemos luchado contracorriente, y nos ven feo porque queremos preservar el patrimonio de todos nosotros. El patrimonio nos permite reforzar la identidad y así hacer que el legado del pasado siga vivo.

Nosotros los conservadores del patrimonio nos toca ser el puente entre el pasado y el futuro, pero nos acusan de ser unos románticos del pasado, sin embargo lo que realmente queremos es que nuestra generación camine hacia el futuro. Esto tiene que ver mucho con un trabajo de resistencia cultural, debemos sentirnos orgullosos de lo que somos, ante ese proceso de globalización (brutalización).

Artículo anteriorSofía Viola
Artículo siguienteUna oficina de puertas abiertas