Los cinco años en que se armó a la Red

405

JUAN REAL LEDEZMA

En Europa la Unión Soviética daba sus últimos estertores, mientras los profesores de bachillerato seguíamos aplicando unos planes de estudio acordes a una declaración de principios que postulaban una Universidad de izquierda, popular y socialista.

En abril de 1989 inició una rectoría de frontera, que culminó en la transformación de la Universidad de Guadalajara en la Red Universitaria. Su principal artífice, el rector Raúl Padilla López,  evocó:

“Lo conveniente era transformar la Universidad, como lo hicieron las universidades europeas y norteamericanas, en una red universitaria, y entender que las nuevas sociedades del conocimiento nos obligaban a mejorar consistentemente la calidad, mediante el fortalecimiento de la investigación, el posgrado y la profesionalización del personal académico”.

Pero el proceso no iba a ser fácil, pues la Universidad a pesar de su crecimiento exponencial seguía gestionándose como en 1925, aunque ya tuviera 195 mil 024 estudiantes, 9 mil 635 profesores, 10 preparatorias metropolitanas, 18 regionales, tres politécnicos, 30 escuelas y facultades y 13 centros de investigación.

La administración central se integraba con la rectoría, la secretaría general, la tesorería y 12 direcciones. Los gremios eran la Federación de Profesores Universitarios, la Federación de Estudiantes de Guadalajara y el Sindicato Único de Trabajadores.

No bien se perfilaba el nuevo modelo, cuando estalló el conflicto con quienes consideraban las instancias administrativas y de representación con mentalidad patrimonialista. Y así, a pesar de estar tomadas las instalaciones de rectoría, el 2 de septiembre, en el Teatro Experimental de Jalisco, se aprobaron las Bases para la discusión universitaria.

Los siguientes cinco años fueron decisivos para armar la Red Universitaria.

En 1990 el conflicto alcanzó su punto álgido en junio con el paro laboral, apoyado incluso por directivos complacientes. Para octubre la Federación de Estudiantes de Guadalajara perdió la representación estudiantil, ante la Federación de Estudiantes Universitarios.

1991 fue el año de la gran consulta universitaria a través de los foros en escuelas y facultades, y se dedicó al licenciado José Guadalupe Zuno en su centenario natalicio.

1992, el año bicentenario de la Real Universidad de Guadalajara y de Fray Antonio Alcalde, se vivieron intensamente las celebraciones y se elaboró y aprobó el plan de estudios del bachillerato general.

1993, el 8 de junio, se presentó al Consejo General Universitario el proyecto de transformación de la Universidad en la Red Universitaria, configurándose con los centros universitarios temáticos y regionales y los sistemas de Educación Media Superior y de Universidad Abierta, aprobándose el 22 de octubre. Ese mismo día se dio a conocer el proyecto de la nueva Ley Orgánica, el cual, una vez discutido y aprobado, el rector Raúl Padilla presentó al gobernador del Estado, para que lo propusiera al Congreso del Estado, quien lo aprobó el 30 de diciembre.

En 1994, el gobernador de Jalisco Carlos Rivera promulgó el 8 de enero la nueva Ley Orgánica de la Universidad, siendo declarada autónoma, articulada en el  modelo de red y con los trabajadores regidos por el apartado A del artículo 123 de la Constitución.

25 años después las nuevas generaciones son acreedoras de la Red Universitaria, pero deben estar conscientes de que no fue por generación espontánea, sino en base a los grandes esfuerzos de los universitarios que los precedimos.

[1] Autor de la Enciclopedia histórica y biográfica de la Universidad de Guadalajara. Editorial Universitaria, (2017).