Letras migrantes

153

Como parte de un programa internacional promovido por la Unión Europea, y denominado Género y ciudadanía, el Centro Universitario de los Lagos (CULagos) realizó el seminario “Raíces suspendidas. Estéticas y narrativas migrantes con perspectiva de género”, con la intención de generar un análisis global de las situaciones migrantes desde perspectivas diferentes: sociológicas, antropológicas, artísticas y literarias, y en que diversos especialistas trataron el tema.

Al respecto, Cristina Castellanos, adscrita al Departamento de Humanidades, Artes y Culturas Extranjeras, del centro universitario y que participó en el seminario, comentó que la característica e importancia de este tipo de foros radica en la cantidad de historias con muertes y sufrimientos de las personas que realizan el tránsito de su país hacia otro, ya que “son maneras de tomar la palabra en primera persona y compartir la memoria y la identidad. Es un objeto de estudio y es algo que nos concierne a todos”.

Estuvieron presentes dos visiones alternativas sobre el fenómeno de la migración: una fue la de la antropóloga Annie Benveniste, y la otra de Nadia Setti, doctora en literatura comparada, ambas de la Universidad de París 8, en Francia, institución con la que se busca entablar relaciones internacionales y de intercambio con el CUlagos, pues uno de los resultados de este seminario será la publicación de un libro que siga el tema de la migración y que será conformado por textos de investigación a través de invitaciones abiertas.

Annie Benveniste, quien desarrolló el tema “La narrativa en el centro de la investigación antropológica”, en entrevista remarcó la importancia de esta ciencia en el estudio de las situaciones migrantes, sobre todo por considerar al antropólogo como actor clave de la investigación y colaborativo en la relación social.

“La cuestión de la narración nace de escuchar a los otros y que los otros puedan hablar de su situación, porque existe otra persona que va a escuchar. La narrativa es una forma de construir la identidad. Yo cito filósofos para explicar la cuestión de la narrativa en los campos de la investigación y de la construcción del sujeto. Buscamos ver cómo el sujeto puede reconsiderar diferentes fases de su identidad propia, cuando el sujeto es un sujeto migrante”.

Comentó que el antropólogo se vuelve un factor de importancia mayúscula, pues ayuda a entender y a dar a conocer la narrativa del migrante, pues la esencia de este especialista es vivir la situación y sobre todo conocerla.

Con respecto a las migraciones en el mundo, opina que por las diferencias entre las naciones, las migraciones ocupan diferente tipo de puntos, por lo que es difícil encontrar una comparación. Sin embargo, dijo que tal punto de encuentro puede empezar cuando los migrantes son vistos como estadísticas, no como personas.

“Es a partir de ese momento en el cual el migrante no tiene derechos, ya no son hombres, sino números y son números que van a dañar una vida. La situación de los migrantes es coyuntural. El problema es que las investigaciones de los sociólogos y de los antropólogos no son conocidas. Se escriben reportes que no son leídos, porque es una de las cosas censuradas en los medios de comunicación, como la televisión, donde no se refleja lo que pasa: no dicen la verdad”.

Nadia Setti definió a la migración como una acción natural y habló del doble discurso de las naciones al trabajar en temáticas globales y, a la vez seguir construyendo muros que limitan la hospitalidad.
“Una de las cosas que abordamos en la ponencia fue la clandestinidad, lo que significa no tener papeles, no tener derecho, no contar con posibilidades de ejercer un derecho humano e incluso el de la ciudadanía”.

Concluyó resaltando la importancia de la literatura como portadora de las narrativas migrantes, pues es a través de ésta donde los testimonios pueden cobrar validez, así como difundir las propias investigaciones de todas las ciencias interesadas en estos temas. “Entonces, todas estas cuestiones representadas con las letras, con las partes estéticas, pertenecen ahora a las literaturas migrantes con esos análisis y las perspectivas del trabajo de investigación”.