Lenia Ruvalcaba, desde lo sueños hasta la gloria olímpica

Iniciada por caso, la trayectoria como judoca de la egresada de la Universidad de GUadalajara, la ha llevada a lo más alto del podio en juegos olímpicos y a obtener los más importantes reconocimientos del deporte nacional

766
Foto: Gustavo Alfonzo

A los 11 años Lenia Ruvalcaba Álvarez tuvo su primer acercamiento con el judo, sin saber entonces que aquella decisión, que había tomado solamente para viajar gratis a Mérida, la llevaría a lo más alto de este deporte en los Juegos Paralímpicos.

El tiempo ha pasado y ya cuenta con cuatro participaciones en Juegos Paralímpicos, con tres medallas ganadas, y el Premio Estatal y Nacional del deporte, entre muchos reconocimientos más.

Hoy, aun cuando el futuro es incierto para la egresada de la licenciatura en Cultura física y deportes de la Universidad de Guadalajara, hay metas personales por alcanzar y sueños por cumplir, siempre en el mundo del judo, deporte que hoy es su pasión.

 

La trayectoria. Inicié a los 11 años por una invitación de mi hermano Gerardo para viajar a Mérida, Yucatán, gratis y conforme pasó el tiempo me fui enamorando del deporte. Empecé en el deporte convencional y en el 2005 empecé en judo paralímpico. He representado a la Universidad de Guadalajara en seis Universiadas nacionales, soy triple medallista paralímpica, multimedallista mundial y nacional.

Los Juegos Olímpicos. Para mi han sido cuatro experiencias diferentes, llegar a Beijing 2008 por primera vez a los Juegos Paralímpicos fue darme cuenta de la magnitud del evento, el estar en un país muy lejos de México, el competir y obtener una medalla de plata fue satisfactorio. Londres 2012 fue todavía más aprendizaje, ya que no me traje medalla, lo cual hizo que me esforzara más, entrenara y me concentrara más, y eso hizo que ganara la medalla de oro en Río 2016. Tokio fue todo un reto, unos juegos en medio de una pandemia donde dos semanas antes de irme di positivo a Covid-19, afortunadamente estuve lista a tiempo y al final me quedo con la medalla de bronce, que para mí tiene mucho mérito por haber pasado tantas cosas, sin tener un lugar para entrenar, y es algo que agradezco a la vida, tener estas tres medallas.

Foto: Adriana González

Premios y reconocimientos. Tengo la fortuna de ser doble Premio Estatal del Deporte 2008 y 2016, Premio Nacional del Deporte 2016, que creo que son de los reconocimientos más importantes que nos da el gobierno a los deportistas.

El deporte paralímpico. El desarrollo del deporte paralímpico, desde que yo empecé a competir en 2005 a la fecha, ha ido mejorando tanto en apoyos como reconocimiento de la gente. Creo que ha ayudado el que hemos presionado al gobierno parar tener apoyos para las competencias, y la gente, gracias a las redes sociales, nos ha podido conocer.

Falta camino por recorrer todavía, necesitamos que se apoye más y que la gente nos conozca quienes somos, no sólo durante los juegos, sino en todo el ciclo olímpico.

Foto: Jose Maria Martinez

El futuro. Aún es incierto, tengo muchos planes, me gustaría poner mi escuela de judo, dar clases en la Universidad de Guadalajara, aún no hay competencias para París 2024 y en estos momentos me estoy dedicando a mis proyectos personales. Sé que la vida da muchas vueltas y hay que dejarse llevar por las cosas y sorpresas que tengan preparados para mí.

Las nuevas generaciones. El mensaje que me gusta darles es que se esfuercen, no importa cuánto tiempo tarden en llegar la meta, siempre hay que insistir, resistir, pero nunca desistir de lo que queremos hacer.

Ser UdeG. Para mi tiene un significado importante, es mi alma mater, ser egresada de la licenciatura en Cultura física y deportes es un orgullo, pertenecer a la universidad es algo de lo que siempre estaré orgullosa.