La terquedad y rebeldía de Eufrosina Cruz

En el marco de la FIL, La diputada local oaxaqueña presentó su libro Los sueños de la niña de la montaña, la autobiografìa de la mujer que se aferró ser

En la pequeña localidad de Santa María Quiegolani, Oaxaca, nació Eufrosina Cruz: mujer, indígena, pobre, que, contra todas las posibilidades, emigró, estudió una carrera, incursionó en la política, ganó una curul federal y logró la aprobación del derecho al voto y a ser votadas las mujeres indígenas, legislación que adoptó la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Decir mi historia es la historia de mi país donde te dicen que estás mal, ni lo intentes, más si eres mujer, indígena o porque vivo en una comunidad donde mi origen ya definió mi historia”, compartió Eufrosina Cruz ante la asistencia de mujeres que seguían con simpatía su indignación, durante la presentación de su libro en la FIL 2022.

Los sueños de la niña de la montaña de Random House bajo el sello Grijalbo, es un libro que cuenta una historia de terquedad y rebeldía. La de una niña que a los 12 años decidió escribir su destino y, de paso, ayudar a miles y miles de mexicanas a cambiar su suerte.

“En esta vida me permití ser yo, no quise imitar a nadie, sino plasmar que soy chingona porque, si no lo haces, nadie lo hará por ti. Si se imita, se estafa a la vida. Yo soy Eufrosina, indígena, quiero entrar al desarrollo y a la toma de acción con mi vestimenta”, dijo.

Para ella, desde niña fue pensar lo imposible que, con los años, lo ha tomado y arrebatado hasta llenarse las manos con los frutos de su esfuerzo.

Lo imposible se vuelve posible y nada sucede por arte de magia, uno se lo tiene que arrebatar a los ‘no’”, subrayó ante la audiencia que explotó en aplausos.

La educación fue clave para romper con los usos y costumbres para liberarse de la discriminación.

“Porque mis usos y costumbres son mi vestimenta y mi lengua, desde las cuales pude romper esa cotidianidad para gritar qué pienso, porque somos una sociedad discriminatoria”, aseguró.

En 2014 como presidenta de la Comisión de Asuntos Indígenas logró la modificación de la Constitución en el Artículo 2 que reconoce el derecho de las mujeres indígenas al voto y a ser votadas.

“Ese momento es el que más me ha marcado en la máxima tribuna porque ese mismo año Naciones Unidas adoptó esa iniciativa”, enfatizó.

La regidora del Ayuntamiento de Guadalajara y amiga de Eufrosina Cruz, Candelaria Ochoa, destacó la vida y la obra de la oaxaqueña en su lucha en contra de la discriminación.

Ella nos habla del estigma de ser indígena y ser pobre, en su libro aborda el estigma interno y cómo lo abordó y le enseñaron a ser insumisa y desobediente, contestona y rebelde”, destacó.

Para el editor de Grijalbo Editorial, Juan Carlos Ortega, el libro es la metáfora del ideal de la cultura.

“Es el ser humano que se comprende. Es un libro de política en el sentido del poder en comunidad, que es, para quienes vivimos, en cómo se consigue, para qué lo queremos y qué hacemos con ese poder”, precisó.

Finalmente, el Vicerrector de la UdeG, Héctor Raúl Solis Gadea, dijo que la niña nacida en la montaña zapoteca se fue de su pueblo para regresar como lideresa de su comunidad.

“Muestra las posibilidades para hacer un puente, arreglos y construir una sociedad para crear una sociedad inclusiva”, reflexionó.

Post Views: 310