La oferta y demanda de medios

831

El 6 de junio, la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) aprobó, por mayoría de votos, el programa de concesionamiento de frecuencias de radiodifusión para servicios de televisión de licitación pública. Esto abre puertas a una tercera cadena de televisión en México, que incluye frecuencias para dos canales de transmisión de televisión digital terrestre (TDT), con cobertura en el 93 por ciento del mercado nacional.
Al respecto el presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) capítulo Jalisco, Juan Sebastián Larrosa Fuentes, comentó que “el hecho de que haya una tercer cadena de televisión va a favorecer una mayor cobertura de los servicios audiovisuales para los mexicanos. De manera que esperaríamos una televisión con propuesta y mejores contenidos”.
Cofetel realizó estudios de mercado, análisis espectral y consultas públicas, bajo las metodologías del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) y destaca que en México se puede seguir la tendencia que está permeando al mundo, como utilizar la transición a la televisión digital terrestre para incrementar la pluralidad de información y contenidos.
En este sentido el doctor en economía y miembro fundador y director de The Competitive Intelligence Group, Ernesto Piedras, advierte: “No basta con tener un canal o varios canales de televisión nacional, puesto que ello está ligado con la oferta y la demanda. Lo interesante será analizar el contenido de las grandes televisoras. No basta con que existan más canales de televisión, si no se observa calidad en los contenidos de los productos televisivos”.
Sólo con base a la oferta y la demanda de canales de televisión se puede exigir que podamos aspirar a tener una tercer cadena de televisión con programación de calidad. Por eso Ernesto Piedras advierte: “Televisa fue comprando espectro a lo largo de los años a nivel nacional, y ahora se le culpa, pero no se trata de que sí Televisa quiere o no quiere comprar espectro, sino que es el gobierno es quien otorga espectro”.
El futuro de la televisión advierte líneas de análisis con respecto a lo que puede suceder después del famoso apagón analógico, a lo que Larrosa Fuentes, coordinador del PAP “Quid: observatorio de medios”, sugiere que un camino a seguir sería que exista un cambio completo en la legislación, que incorpore las reglas para la radio y televisión, pero también de los servicios digitales y de telecomunicaciones que involucren la sana competencia y la calidad de los contenidos, así como una serie de políticas públicas orientadas a incentivar el sistema de comunicación de calidad”.
En el mismo tenor, Piedras comenta que existe una obseción por una tercer cadena de televisión, pero lo interesante sería preguntarse para qué. En todo caso tendría que existir una cuarta y quinta. “¿Una tercer cadena va a ser diferente a Televisa o TV Azteca? Los mercados operan y el tema amargo es si tenemos una televisión acorde al público”.
En tanto no definan quiénes serán los que compren espectro para la transmisión de señal en televisión nacional, los observatorios ciudadanos estarán realizando la tarea de analizar el impacto económico y social que tienen los diversos contenidos, para entonces exigir calidad en la oferta de televisión nacional, además de los nuevos formatos de comunicación.

Artículo anteriorJosé Luis Galván
Artículo siguienteLas llamadas molestas