La noticia del tamaño de los niños

532

A orillas del río Santiago, en el municipio de El Salto, los niños de quinto grado de la escuela María Guadalupe Ortiz Uribe, de manera paradójica, algunos días no tienen agua en su escuela.
Viven lejos de la ciudad, pero saben qué sucede en su país y cuáles son los hechos importantes de los últimos meses: la tragedia de la guardería en Sonora, las pasadas elecciones y la influenza. Notas que ven a diario en la televisión: el narcotráfico o los secuestros. Otras les afectan diariamente: la contaminación del río Santiago. Aquí los niños no viven con la noticia: los niños son la noticia.

Guarderías seguras
En el caso de la guardería de Sonora, Moisés Delgadillo opina que “es difícil para las mamás, pero ellas también tienen la culpa, por no dejarlo (al niño) en un lugar bien cuidado. Hay que revisar el lugar”.
José Ramón Caso Quesada afirma que “los padres deben de estar pendientes del mantenimiento: un techo estable, servicio especializado en caso de incendio y temblores. Que las señoras sean buenas madres para cuidarlos y sobre todo que no traten mal a los niños”.

La droga te vuelve loco
Para Moisés el narcotráfico es “una operación donde se gana mucho dinero malo”. Agrega José Ramón que las drogas “te pueden subir la presión arterial y volverte loco. Deberán cambiar cárceles por clínicas, policías por doctores, deberán cambiar todo el país, para que la droga no llegue a nosotros, y eso es imposible”.
Liliana Sagreda Mancillo añade que con la actuación de “todos los policías, el presidente, si no nos volvemos locos de la cabeza, ya no tendremos futuro, ni familia”.
Ricardo Antonio López no esta de acuerdo con algunos partidos políticos de legalizar las drogas: “eso facilitaría que caiga en nuestras manos”.

Campañas manipuladoras
En nuestra visita a la escuela, semanas antes del cierre de campaña electoral, pudimos observar que el tema político llegó a los salones de la mano de los propios actores. José Ramón dijo que algunos candidatos visitaron su escuela, regalando unos “paquetitos en bolsas de papel bien cucha, un cuaderno con la foto del candidato, un lápiz comprado al azar, sin ningún mensaje, sin logo ni nada, la regla que se doblaba y no se podía enderezar. Ellos dan esos regalos para que nosotros les digamos a los papás que voten por ese partido. Es una buena estrategia para manipularnos”.
Liliana explica que “todos los partidos ofrecen algo. Algunas promesas no las cumplen. Como el que dijo que el municipio de El Salto estaba limpio y no pasaba nada”.
José Ramón piensa que todos los partidos políticos deberían no “decir mentiras y cumplir con sus promesas”.

Las tres R
A Liliana le preocupa la separación de basura y cómo se infecta el planeta cuando no la reciclamos. “Las tres R son para que el planeta esté más limpio”. José Ramón explica que “los pepenadores no están capacitados para separar la basura. Ellos no saben ni si quiera qué son las tres R”.
Para estos niños el tema del cuidado del medio ambiente no es lejano, es latente. “Nos duele la panza cuando llega el olor del río –dice Moisés– y no podemos comer nuestro lonche a gusto”. Asegura Liliana: “seguido nos quedamos sin agua en la escuela. tenemos fugas. Si queremos una pipa de agua, necesitamos un peso por cada papá”.

Ecuación de calidad
Detrás de un gran hombre siempre hay otro gran ser humano. En este caso, es su maestra, quien día con día va formando el juicio crítico de los niños en temas coyunturales, como es la educación.
José Ramón señala que “el sistema de enciclomedia no es de México. Se lo copiamos a un país extranjero. La educación integrada en los libros se la copiamos a los ingleses. Somos los mayores copiadores del mundo. ¿Nosotros no podemos organizar nuestra propia educación?”.
Moisés contesta con otra pregunta: “¿nosotros no podemos inventar uno?” Liliana se queda pensativa y con el sonido del timbre de salida, dice: “Arturo está soñando y hay otros que sólo tienen la idea de soñar en una educación de calidad”.