La inflación en seis meses

520

Las cifras calculadas por el Banco de México (BM) para medir la inflación durante el primer semestre no muestran la realidad de la economía en el país y el impacto que la crisis tiene en el bolsillo de los mexicanos, pues están por debajo de los incrementos que han sufrido muchos de los productos y servicios indispensables para vivir.
El investigador Héctor Luis del Toro, quien realiza un monitoreo bimestral de los precios de los productos de la canasta básica, señala que durante los primeros seis meses de 2009 calculó una inflación acumulada de 6.13 por ciento, mientras que el BM ha declarado que apenas se llegó al 1.28 por ciento.
Si bien el monitoreo realizado por el investigador del Departamento de Métodos Cuantitativos abarca los precios de la zona metropolitana de Guadalajara y exceptúa el gasto que representan ciertos bienes y servicios, como transporte, luz, renta y gasolina, entre otros, las cifras calculadas podrían ser representativas de lo que sucede en todo el país.
Explicó que para que una persona adquiera los 121 artículos alimenticios, de cuidado personal y del hogar incluidos en esta canasta básica, tendría que pagar cuatro mil 888 pesos, cuando el salario mínimo mensual vigente para esta zona del país es de mil 597.80 pesos. “Si consideramos que faltan por incluir gastos como luz, renta, telefonía celular, etcétera, una familia tendría que percibir seis o siete veces el salario mínimo para poder cubrirlos”.
“De los productos básicos, 110 reportan incrementos por arriba de la inflación semestral de 6.13 por ciento, y solo 11 manifestaron un decremento. Además, las familias están perdiendo poder adquisitivo, pues el aumento de precios provoca que solo puedan utilizar 92 por ciento del salario mínimo mensual. Por ello las cifras del Banco de México no reflejan lo que pasa en los hogares”.