La historia maniquea de un spot

428

La comparación entre Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y personajes de la historia como Hitler o Pinochet, que forman parte del spot que se transmitió por televisión hace una semana “es una exageración, por decir lo menos”.
Al referirse a este comercial, auspiciado por la organización Mejor Sociedad, Mejor Gobierno, y que fue sacado del aire hace unos días por recomendación del IFE, el historiador Francisco Javier Moreno señala que no hay ninguna posibilidad de contrastar a estos personajes ya que “las circunstancias no son las mismas y los orígenes son muy diferentes”.
Explica que tanto Huerta como Pinochet fueron militares de carrera que llegaron al poder de manera violenta, mediante el asesinato de su presidente (Francisco I. Madero en México; Salvador Allende en Chile). “No hay punto de comparación entre lo que Huerta hizo en 1913 o Pinochet en 1973 y la lucha social que representa AMLO, que es un civil y nunca ha sido jefe de estado”.
Al referirse a los líderes europeos como Adolfo Hitler y Benito Mussolini dice que si bien ellos sí fueron líderes de masas, como López Obrador, su ideología era exactamente la contraria: “mientras AMLO se puede definir de izquierda –con todos los defectos que él y la práctica de la izquierda tengan–, aquéllos se caracterizaron como lideres de derecha, pro capitalistas, oligárquicos y que precipitaron a Europa a una guerra de dimensiones mundiales”.
Moreno consideró que los promotores del anuncio se parecen más ideológicamente a dichos personajes. “Seguramente tuvieron el pudor de no compararlo con su ídolo ideológico que es Francisco Franco [dictador español]. En esta galería de siniestros personajes hubiera quedado bien Franco, pero hubieran agredido tanto a su jefe político que es Felipe Calderón, que es aliado de José María Aznar como al secretario de gobernación Juan Camilo Mouriño, de origen español”.
Si de hacer similitudes se trata, expresa, el movimiento encabezado por AMLO tendría mayor semejanza con las corrientes surgidas de procesos nacionalistas en Sudamérica. “Es muy difícil usar el término izquierdista clásico para referirse al liderazgo de AMLO, pero hay una similitud con los movimientos que derivaron en los regímenes de Evo Morales en Bolivia, o de Daniel Ortega en Nicaragua, pero cada país tiene su propia dinámica”.
El académico de la UdeG advirtió que “todas las corrientes políticas de una u otra forma tratan de legitimar sus proyectos, sus aspiraciones o su permanencia en el poder con argumentos históricos. El presidente Calderón quiere privatizar el petróleo y dice ser “cardenista” cuando su partido nació en contra de Lázaro Cárdenas. Es ese uso político lo que deforma la historia”.

Artículo anteriorPrimer informe
Artículo siguienteTransporte público