La educación ambiental tiene señal

616

La educación ambiental en México es una tendencia que lleva unas cuatro décadas, pero que por algún motivo aún no alcanza su plenitud. Lo que el tema busca es la difusión de tópicos relacionados con el medioambiente, crear conciencia y, por ende, cultura en las sociedades para tomar acciones ambientales.
Algunas de las subdivisiones en la amplia concepción de la educación ambiental, son la conservación de los recursos naturales y la biodiversidad, el desarrollo regional y rural y actividades relacionadas con la producción y consumo.
En México, la preocupación nace en la década de los setenta y desde entonces se ha visto como un asunto académico más, que como una actitud que tiene que ver con valores y que debe enseñarse a una temprana edad desde los hábitos hogareños. La principal función es prevenir los daños al medioambiente, a través de una concientización de los problemas que ya existen.
Unos de los espacios más importantes para la difusión del mensaje, son las escuelas y los medios de comunicación. Estos últimos han sido una de las herramientas de mayor impacto en estas cuatro décadas en la creación de una cultura de sustentabilidad, a través de la educación ambiental: en particular la televisión, el medio de mayor penetración en la sociedad.
Países como España, Argentina, Uruguay, Chile, Colombia son los que más se han abocado a crear un lugar en la televisión para contenidos de educación ambiental, todos con un mismo denominador común: horarios no estelares. Algunos de ellos son “El escarabajo verde”, de Televisión Española; el canal EcoTV de Argentina, con programación destinada al medioambiente y el programa “Sello verde”, en Colombia, entre otros.
En México, María del Rayo Calderón hace lo suyo en el programa televisivo “Atmósferas”, proyecto que “busca formar opinión en la audiencia en términos de medioambiente. Nosotros posicionamos los temas para que los televidentes puedan motivarse a tomar acciones”.
La revista televisiva, que es transmitida por Canal 44, está dirigida al público en general y, en particular, al universitario. El proyecto de educación ambiental no formal, pero que conlleva los principios del cambio de hábitos, tiene diversas secciones: una para niños, “Planeta multicolor” y otra para jóvenes, “Entorno joven”, en la que la UdeG trabaja con el Centro de Estudios Universitarios Univer. También cuenta con segmentos de ecotips, consejos amigables y la labor de difusión universitaria sobre trabajo ambiental y sustentabilidad, en los que investigadores exponen sus trabajos.
La conductora de ‘Atmósferas’ comenta que participan activamente los distintos centros universitarios de la UdeG, como el de Ciencias de la Salud (CUCS) y el de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), entre otros.
“Aquí el papel de los medios de comunicación es fundamental. “Atmósferas” pretende ser una ventana de difusión de nuestros investigadores universitarios que están trabajando temas de medioambiente. El programa apenas se está dando a conocer. La existencia de ‘Atmósferas’ depende de dos factores fundamentales: la oportunidad de Canal 44 y la colaboración de los centros universitarios”.
En un panorama de acciones concretas en todo México, María del Rayo Calderón comenta: “A nivel nacional nosotros tenemos la estrategia de educación hacia la sustentabilidad. Esta estrategia, que proviene del gobierno federal, instruye a todas las áreas de la administración pública a homologarse, a establecer criterios de transversalidad. Y eso está en marcha, no como uno pensaría, pero es una estrategia importante”.
María del Rayo deja claro el objetivo del programa: ser una de las bases de la educación ambiental: “Crear conciencia y formar cultura hacia la sustentabilidad”.

Artículo anteriorLuis Eduardo García
Artículo siguienteMédicos ambientalistas